¿Cómo hay que hacer para sintetizar el motivo? Una pregunta a la que día a día tengo que tratar de dar respuesta de forma distinta porque aún no he dado con la clave de cómo transmitir a mis alumnos esta parte “creativa” de todo proceso pictórico donde la obra requiera sintetizar el motivo que tenemos ante nosotros.

Y es que en realidad, lo que se dice saber sintetizar el motivo, sólo lo saben hacer muy pocos autores con auténtica maestría. Siempre he buscado sus secretos, su proceso deductivo a la hora de afrontar una sintetización del tema y aún no lo tengo muy claro.

Quizás por ello, unas veces tengo que explicarlo pidiendo que no detallen tanto la escena en aquellas partes donde no queramos que el espectador centre su mirada (recuerda aquel artículo de centrar la atención del espectador).

Otras veces (en acuarela) tengo que decirles que dejemos trabajar más el agua con el pigmento y en vez de definir con el dibujo insinuemos con el color.

En las más, tengo que estar recordándoles aquello de la “licencia del pintor” de poner y quitar del motivo lo que nos parezca y apetezca.

Es decir, tengo que adaptar individualmente el concepto para cada alumno porque cada uno necesita entender a su manera el tema hasta comprender que “NO HAY QUE PINTAR TODO LO QUE VEMOS Y DE LA MISMA FORMA”.

Sintetizar en pintura un motivo para mí significa representar de forma breve a modo de resumen el conjunto de elementos e ideas fundamentales relacionadas con el motivo que queremos pintar.

Es decir, de mi motivo debo quedarme con aquellos elementos que básicamente lo definen y luego representarlos en conjunto resumiendo la “escena”.

No sé si te habrá quedado más claro con la primera definición que con la segunda. No te preocupes, lo vamos a ver con un ejemplo.

Pero antes de entrar en ello hay unas preguntas, que sin duda tendrás en mente, que creo deberíamos aclarar.

¿Es obligatorio sintetizar siempre y en todo caso el motivo? Como en todo, la respuesta inmediata sería “depende”. Depende del estilo pictórico (realismo, impresionismo, hiperrealismo, etc.); depende del objeto (paisaje, figura, retrato etc.). Tal vez, alguien que no supiera decirte o enseñarte cómo es esto de la sintetización del motivo te diría que no lo es en ningún caso, otros te dirían que siempre hay que hacerlo.

Para mi, más que obligatorio, es sumamente aconsejable porque, en esencia, ya sabes que soy de los que opinan que el arte de pintar, entre otras cosas, es hacer nuestro el motivo y no solo limitarnos a copiar lo que vemos.

¿Interpretar es lo mismo que sintetizar? Más o menos. Es otra forma de verlo o de definir lo que en definitiva consiste el proceso creativo que llevamos a cabo cuando pintamos el motivo “A NUESTRO AIRE” sin ajustarnos en extremo a su reproducción plástica.

Visto esto, vayamos al fondo del asunto.

Sintetizar el motivo. ¿En qué consiste”

No hace mucho, encontré una imagen del maestro acuarelista Dusan Djukaric que nos viene de perlas para ver, explicar y comprender en qué consiste esto de sintetizar el motivo. Pongo la imagen y pasamos a comentar.

Dusan Djukaric

La imagen me encantó y la guardé porque era la primera vez que veía que el propio autor dejaba el motivo junto a la obra para que viésemos cómo había afrontado el tema. Pues bien, aquí la tenemos.

Lo primero que llama la atención es que no teniendo nada que ver la gama de colores del motivo (fotografía) con la utilizada por el autor en su acuarela, en ambos vemos y reconocemos un ambiente lluvioso… Cielo nublado y asfalto mojado como de haber llovido.

Evidentemente se trata de la misma calle y cualquiera que conociese esa ciudad la reconocería por ese edificio tan peculiar que el autor ha querido destacar detallando muy mucho su cúpula tan característica.

Nada más con esto ya tenemos elementos suficientes como para conocer la idea original del autor al afrontar el motivo. “Quiso pintar ese edificio en un día nublado y lluvioso“. Ahora bien, fíjate en lo que hace…

  • En cuanto al dibujo de los edificios solo busca reproducir los contornos superiores y quizás las líneas que separan los tejados o cubiertas de las fachadas… NO HAY MÁS DETALLES.
  • En los edificios de la izquierda ni tan siquiera pinta los que son… con color dibuja unos contornos que el imagina con sus tejados y punto.
  • Siendo posiblemente un edificio emblemático de esa ciudad, ni tan siquiera se atiene al color que tiene, ni en la fachada ni en la cúpula esa. Se inventa el color y sigue siendo ese edificio que quien lo conozca lo reconocerá sin duda alguna.

¡Anda que a nosotros se nos iba a ocurrir cambiarle los colores!

Esto en cuanto a los elementos básicos del motivo (dibujo y color). Ahora fíjate en lo que yo llamo “la licencia del pintor”.

  • La calzada en la fotografía tiene un paso de peatones y un carril de taxi bus pintado con rayas amarillas. Él se queda con el paso de peatones que no sitúa exactamente donde se encuentra en la fotografía y quita de en medio el carril Bus.
  • El kiosco de la derecha con el techito turquesa muy luminoso que aparece en la acuarela, si te fijas en la fotografía no está, o al menos, no donde el autor lo ha situado.
  • Dibuja semáforos, catenaria, farolas y otros elementos del paisaje urbano donde le parece sin tener que ajustarse a donde realmente se encuentran en el motivo.

Como verás, el autor ha hecho cosas que para el aficionado son impensables cuando afronta cualquier tema. No detalla el dibujo, no se ajusta a los colores, pone y quita del paisaje lo que quiere, cambia de lugar las cosas, etc. Pero son estas acciones las que debes comprender y valorar como liberadoras de nuestros más íntimos miedos pictóricos. Si voy a pintar algo, trato de hacerlo igual y no me sale me frustro. Si tengo que sacar aquel color que tampoco me sale también me frustrará.

Sintetizar el motivo da la libertad necesaria para el nacimiento de la creatividad. 

 

No sé si con lo que hemos visto te ha quedado clara la idea de en qué consiste sintetizar el motivo de nuestras obras. Pero si piensas que ¡muy bien!… que todo muy claro, pero que tú te ves incapaz de hacerlo porque te falta esa pizca de creatividad o imaginación, te voy a dar unos consejos para que al menos lo intentes.

Consejos para sintetizar el motivo:

1.- Con el dibujo: Cuando tengas ante tí (de una fotografía o del natural) un motivo que te gustaría pintar.

  • Elige sólo el elemento principal que quieres sea objeto de tu pintura y dibújalo con más detalle que el resto de la composición.
  • Del resto de elementos haz solo unos trazos (sin detalle) insinuando formas, sugiriendo y respetando la perspectiva y composición en su conjunto.
  • Quita aquello que veas dificultoso o que rompe la composición.
  • Mueve o cambia de sitio lo que te interese hasta que la escena quede a tu gusto.

2.- Con el color: Lo importante es que tengas claro desde el principio qué ambiente de esa escena quieres representar. Una luz intensa; un día lluvioso; un atardecer; un amanecer; un día muy soleado y caluroso; un día nublado, etc. etc.

Es decir, de ese motivo, de esa escena que tienes ante ti, imagina cómo la quieres pintar o QUÉ QUIERES DESTACAR en cuanto al ambiente que te sugiere. Una vez lo tengas claro,

  • Utiliza siempre tu paleta de colores. No tengas la tentación de incluir nuevos colores porque en el motivo los ves.
  • Trata de obtener ese ambiente que quieres destacar o te has imaginado con los colores que ya sabes por experiencia te funcionan y con los que en otros motivos lo has conseguido. Olvídate pues de los propios colores que ves en el motivo, lo importante es conseguir el ambiente que imaginaste.

Me imagino que estos consejos no hacen sino crearte aún más dudas sobre si tu eres o vas a ser capaz de hacerlo porque en verdad, he de reconocerte, son más bien consejos para pintores con cierta experiencia.

Si no tienes esta experiencia previa o te estás iniciando en la pintura yo te daría otros consejos bien distintos para conseguir exactamente lo mismo.

1.- Olvídate de este asunto de sintetizar el motivo porque no es el momento para que estés pendiente de un tema que, como dije al inicio, muy pocos y excelentes artistas consiguen hacer de forma impecable.

2.- Si acaso, y con esto ya creo que te es bastante, trata de no reproducir tal y como ves el motivo en tu obra ni te empeñes en hacerlo con los mismos colores. Un consejo fácil pero que sabes te va a costar trabajo seguir. Esfuérzate en ello y verás que sin quererlo estarás sintetizando tu motivo.

El tema da para mucho más porque tendríamos que hablar de cómo insinuar con la pincelada en óleo o acrílicos, cómo hacerlo con el agua en la acuarela, cómo conseguir con el color determinados ambientes etc. etc. Pero al menos me quedo con el trabajo cumplido de enseñarte en qué consiste, al menos para mí, esto de lo que tanto has oído hablar de la “sintetización” de los motivos o de los temas de nuestras pinturas.

Como siempre, espero que te sea útil esta información y si te ha gustado no dudes en compartirla o dejar tu comentario. Un cordial saludo a todos.

Hangel Montero