¡No hijo no!… Calcando el dibujo antes de pintar un retrato al óleo no te va a solucionar ningún problema, ni te lo va hacer mucho más fácil.

Llevo muchos años oyendo siempre los mismos comentarios…

“Pintar un retrato calcando el dibujo no tiene ningún mérito”.
“Claro… si calca el dibujo, así cualquiera”.
“Eso es un fraude”.

Pero… ¿Qué razón tienen estas afirmaciones?. ¿Son tal vez un mito?.

Estoy seguro de que tu también habrás oído en más de una ocasión alguna de estas frases que te dejaron siempre con más dudas que certezas. Me gustaría, por ello, abordar este complejo y comprometedor tema (sé que a más de uno no le gustará) sin ánimo alguno de sentar cátedra. Sólo quiero ofreceros mi visión personal  desde el punto de vista de “MI EXPERIENCIA”, y fijaros bien que digo “de mi experiencia”, no “de la experiencia” de los demás.

Quiero que veamos esto desde la práctica y no desde la teoría que es muy bonita e interesante, pero nada recomendable desde mi modesto parecer para el aficionado. Lo que opinen al respecto los “técnicos en pintura”, que no “los pintores” es una cuestión tan respetable como legítima y ahí no voy a entrar.

Pero antes de abordar el asunto quisiera pediros disculpas por mi casi nula actividad en el blog en los dos últimos meses. Todo se me ha complicado con unos encargos muy importantes y además estoy muy ocupado con un proyecto que complementará este Blog y que de seguro será de vuestro máximo interés. Pronto tendréis noticias de ello.

Bueno… pues pedidas las obligadas disculpas, hablemos de nuestro tema de hoy. Pintar un retrato calcando… ¿es un fraude?, ¿no tiene ningún mérito?, ¿así lo puede hacer cualquiera? …

Y empecemos por el principio, por lo que para mí es más importante que quiero que tengas claro…

Estoy convencido de que “un retratista profesional calque o no el dibujo inicial, el resultado final será el mismo”. “Un aficionado, por lo general, calque o no el dibujo inicial también obtendrá el mismo resultado final”, es decir, en un retrato “al óleo” calcar el dibujo no da ventaja alguna.

Os voy a contar una anécdota personal…

Un día, estando en clase con varios alumnos, uno, quizás algo imprudente a mi parecer, delante de todos me dijo… “es que dicen por ahí que usted calca los retratos..” ¿A si?… le respondí algo confuso y en cierta medida molesto…

  • ¡No me digas…! Pues si queréis vamos a hacer toda la clase un mismo retrato… vosotros calcáis el dibujo y yo no … ¿Vale?

Y así lo hicimos… Mientras yo iba encajando el dibujo a la vez que aplicaba el color directamente sin hacer dibujo alguno previo, todo el resto de la clase calcó primero el dibujo y luego comenzaron a aplicar el color.

A mitad del trabajo, empezaron a darse cuenta que en nada, ninguno de sus retratos, se parecía al modelo, mientras que en el mío cada vez el parecido afloraba por sí mismo.

Cuando terminé, mi retrato era el que era, y los de los demás un auténtico desastre.

Cuando comprobaron que ni calcando habían sido capaces de, al menos uno de ellos, sonsacar un cierto parecido con el modelo, no le dije, pero ardí en deseos de decirle a aquel alumno… ¡Ahora vas y lo cascas!

¿Veis?, es un auténtico mito o más bien, yo diría, que una absoluta falacia.

Pero vayamos por partes… Hagamos unas consideraciones previas.

  • Una de las características del óleo (apliquémoslo también a la pintura acrílica) es que es una pintura NO TRANSPARENTE, es decir, es opaca, que cubre o tapa lo que se haya pintado con anterioridad (salvo con el tema de las veladuras).
  • Un retrato, es UN RETRATO, y no UNA FIGURA. Es decir, la diferencia entre un retrato y una figura es, entre otras, la intencionalidad del autor con respecto al modelo. En un retrato se busca “el parecido con el modelo”, mientras que en una figura se busca representar a una persona en general sin intención alguna de que sea reconocida por alguien.
  • EL RETRATO, en particular, así como la FIGURA en general requieren, por parte del pintor, otra serie de habilidades o técnicas pictóricas más allá del simple DIBUJO. Es decir, para pintar un buen retrato no basta solo con hacer un buen dibujo. Si no dominamos también el tema de la valoración tonal, el manejo de las carnaciones, la iluminación ambiental y cuestiones básicas del degradado, esfumado, difuminado, veladuras, etc. muy difícilmente conseguiremos pintar un retrato digamos, aceptable.

Dicho esto, y siendo serios…

Imagina que eres un excelente dibujante y no necesitas el calco para hacer el dibujo previo de un retrato. Cuando inicias la aplicación del color… ¿No vas perdiendo el dibujo como consecuencia de que el óleo va cubriendo lo que habías dibujado?… ¿No es cierto que cuando ocurre esto tienes que ir recuperando el dibujo con el pincel y el color?

Ahora imagina que no eres tan bueno con el dibujo y te ayudas del calco para tu dibujo inicial del retrato… ¿Es que esto cambia las cosas?… ¿Es que acaso no vas a perder también el dibujo conforme vayas aplicando el color?… Y luego, si ocurre esto, ¿qué haces?… ¿Cómo vuelves a recuperar el dibujo perdido? … ¿Calcando de nuevo?…

Vale… Pero puede ser que seas de esos que se esmeran para no perder el dibujo hasta el final cuidando muy mucho de que ninguna pincelada de color nos cubra el dibujo… ¿Te imaginas el resultado?… ¿Eso que sería? ¿Pintar, o colorear?. Y si encima no dominas las carnaciones o la valoración tonal (conseguir efecto volumétrico con las luces y sombras) ¿De qué te puede haber valido el dibujo calcado inicial y respetado al extremo?… ¿Y el parecido? ¿tu crees que el dibujo inicial calcado ya te da el parecido?… ¡Haz la prueba!

Ahora volvamos al principio y recordemos esos “dichos”…

“Pintar un retrato calcando el dibujo no tiene ningún mérito”. ¿Que no tiene ningún mérito?. Por supuesto que no tiene ningún mérito si lo que pintas es un retrato a lápiz solo o incluso en acuarela (lo digo con muchas dudas), pero ¿al óleo o con acrílicos? ¡PRUÉBALO!  y luego me cuentas.

“Claro… si calca el dibujo, así cualquiera”. ¿Cualquiera?… Cuánta ignorancia demuestra el que es capaz de afirmar esto. ¡Pues no hay que tener y dominar muchas más técnicas que el simple dibujo para hacer un buen retrato!

Por solo estas simples argumentaciones mi convencimiento es absoluto de que estamos ante un auténtico “MITO” sin el más mínimo fundamento que lo sustente.

“Eso es un fraude”. Tengo mis dudas.

Un fraude, o estafa, legalmente tiene que tener una intencionalidad lucrativa, es decir, el fraude o la estafa se definen como la utilización del engaño para la obtención de un beneficio lucrativo o disposición patrimonial en perjuicio de otro.

Es decir, si un pintor o aficionado se dedica a vender, digamos, retratos al grafito, calcando el dibujo… ¿sería una estafa?. Está claro, y por lo dicho antes, que al óleo no lo sería nunca… Pero en el caso del grafito… ¿Lo sería?

Digo yo que para responder a esto habría que tener en cuenta ¿qué entendemos por engaño en pintura?, o mejor dicho, ¿qué límites tiene el “pintor” honesta y técnicamente hablando?.

Para mi, y sin necesidad de entrar en esas cuestiones profundas y teóricas del mundo de la pintura, que dejo para otros, jurídicamente hablando la clave estaría en el uso o no del engaño, es decir, si el pintor le dice al cliente (que le hace el encargo del retrato) que le va a pintar su retrato “a mano” y luego calca el dibujo, y encima se trata de sólo un retrato a lápiz (grafito), entonces si existiría ese engaño, pero si no le dice nada de cómo va a realizar el trabajo ni qué técnica va a emplear, legalmente el cliente no podría nunca alegar en sede judicial que existió ningún engaño, máxime si acepta el trabajo a su entera satisfacción.

Para nosotros, los profesionales de la pintura, si no engaño, si que estaríamos ante una cuestión de “dudosa ética profesional” como lo sería el que te vende en un restaurante un pescado como fresco, sin especificar nada en la carta, cuando es congelado.

En este sentido, solo en este sentido, tengo mis dudas sobre este tema o afirmación de que la utilización del calco en el retrato es un fraude. Pero sin ninguna duda, para el caso del retrato al óleo, lo tengo claro, “NO ES NINGÚN FRAUDE, sino otro MITO más”, porque si esto es un fraude, la historia de la pintura estaría plagada de defraudadores reconocidos como figuras del arte.

¿Desde cuándo existe el método del proyectado para hacer los dibujos? ¿meses, años o siglos? Que se sepa, al menos desde el siglo XVII. ¿Y no es lo mismo que calcar?

¿Pero cuántos pintores conocemos que utilizaban o utilizan en la actualidad estos métodos?… Ninguno que lo haya reconocido públicamente.

Yo, y aunque no tenga prueba alguna para mantener esta afirmación, me mojo aquí en mi blog, y digo que creo que más de los que podemos imaginar… ¿Porqué? pues muy sencillo…

– Porque si sabes que existen esos mitos en el profano de la pintura, aunque tu sepas que son solo mitos, no vas a ser tan “tonto” de dar lugar a que menosprecien tu trabajo, y…

-Porque para un profesional y excelente dibujante, hacer el dibujo previo en el lienzo para pintar un retrato al óleo “es una pérdida de tiempo”. El sabe que el dibujo lo tendrá que hacer con el pincel y el color progresivamente y, para empezar, sólo necesita tener unas líneas de referencia (lo que llamamos un encaje de la figura), que aún sabiéndolo hacer sin ayuda alguna de métodos, “llamémosle poco artísticos”, lleva un tiempo considerable que a la postre de nada le va a servir. Así que, por pura lógica o mínima practicidad, ¿Por qué iban a renunciar a una simple ayuda?

¡No, queridos amigos! … ¡No caigáis en la trampa!… Vosotros, aunque aficionados solo a la pintura, sabéis si lo habéis intentado alguna vez, que calcar el dibujo para pintar un retrato al óleo, no da ventaja alguna. Yo diría incluso que es contraproducente, entre otros motivos, porque al igual que ocurre con el cuadriculado o el proyectado, os va a dar un exceso de confianza al creer que con sólo eso os va a salir un retrato “super-chuli”. Luego, ya sabes, te das cuenta que no es suficiente, que se requiere tener “un arte” especial para hacer un retrato. Por algo está considerada la disciplina más difícil en pintura.

Llegados hasta aquí, con la conclusión de que calcar el dibujo para un retrato al óleo, ni es un fraude, ni lo hace cualquiera, ni deja de tener mérito, podríamos pensar en algo más práctico… ¿No te parece?. Pues venga. No perdamos más el tiempo.

¿Quieres pintar un retrato calcando el dibujo?

¡Adelante!… ¿Qué te lo impide?. Pero al menos “hazlo bien”.

Una situación muy típica en el estudio…

– ¿Qué vas a pintar?
– Un retrato
-¿Un retrato?, ¿y el dibujo?
– No… lo calco.
– Vale, por mi adelante.
– ¡Madre mía del amor hermoso… ! pero eso que has calcado ¿de qué te sirve?… ¿vas a pintar un retrato o vas a colorear una cara con rotuladores?

Y es que, aunque te parezca increíble, tampoco es fácil calcar el dibujo para un retrato si no tienes bien claro que es lo que necesitas calcar y qué no. Hay quien calca todo lo que ve y luego ni sabe qué es lo que calcó y para qué lo calcó. Y hay quien no calca lo más importante para, al menos, acercarse al parecido del modelo.

En esto, como en todo, también hay que saber cómo se hace.

Pues venga, si te animas, te voy aconsejar qué tienes que calcar principalmente si decides hacer así un retrato.

Pero antes de nada, lee este artículo que escribí donde daba las claves del parecido en el retrato. De esta forma te será más fácil comprender el porqué te recomiendo calcar sólo unas líneas y otras no. Pero antes de entrar en detalle debes tener clara una cuestión… NO DEBES CALCAR CUALQUIER LÍNEA. SOLO LAS ESTRICTAMENTE NECESARIAS.

Con respecto a los ojos:

Fíjate bien en la imagen

retrato calcando

La idea es la siguiente.

  • Nunca traces el contorno de las cejas. Para ubicarlas, que es lo que necesitas, traza solo aquellos pelitos que luego te recuerden el inicio y final, y si acaso, donde veas una mayor intensidad en el tono. Si remarcas todo el contorno de las cejas, tu tendencia a la hora de pintar será rellenar el espacio con un solo tono y te quedará horrible.
  • En los ojos trata de calcar solo las líneas que ves en la imagen. No necesitas más… pero trata de no perderlas nunca durante el proceso de ejecución del retrato. De principio a fin. Si ves que has perdido alguna con una pincelada, no sigas. Recupérala inmediatamente. Esas líneas son básicas para aproximarte al parecido.

Con respecto a la nariz:

Fíjate igualmente en la imagen…

retrato calcando

Aquí, lo importante es ubicar los hoyuelos y el contorno de las “aletas” nasales. Y, de verdad, no necesitas más… Ni sombras, ni ninguna otra forma. Si observas bien, la nariz no tiene líneas como pasa con los ojos, todo es un juego de volúmenes que tendrás que obtener a base de degradados y cambios de tono o color.

Si dibujas más líneas a la hora de calcar te pasará igual que con las cejas… tu tendencia será rellenar de color las zonas que hayas marcado y te quedará horroroso.

Con respecto a la boca:

Si has leído el artículo que te dije sabrás que una de las cosas que más afectan al parecido en el retrato son las comisuras de la boca. Mira la imagen

retrato calcando

Antes de hacer nada, obsérvalas bien y calca exactamente su forma. Con el resto traza solo la líneas de separación de ambos labios y algún trazo que luego te recuerde la anchura de cada labio. NO NECESITAS MÁS. Aquí pasa igual que con la nariz y las cejas… si observas bien los labios no tienen líneas definidas , son solo cambios de tono y color. Si trazas su forma entera te pasará igual que dijimos antes, tu tendencia será rellenar el espacio con un mismo color y te quedarán artificiales y feísimos.

Como en los ojos, trata en todo momento de no perder la forma exacta de las comisuras cueste lo que cueste.

Con respecto al pelo:

El aficionado que utiliza el calco para hacer retratos se suele perder en este apartado creyendo que debe calcar cada pelo según los va viendo. No y mil veces no. Fíjate en la imagen

retrato calcando

Traza solo los cambios de tono en general, no los pelos en particular. Los pelos, si tienes que pintar alguno, los pintarás al final, cuando ya tengas conseguido el volumen del conjunto a base de cambios de tonos, colores y degradados. ¿De qué te va a servir calcar todos los pelos que ves si los vas a tener que borrar todos a la primera mancha que des?

Bien, pues esto es todo cuanto te puedo aconsejar si quieres hacer un retrato al óleo calcando el dibujo.

No es que te vaya a servir de mucho como ya he explicado antes, pero, al menos, te puede ayuda a que tu retrato se parezca al final algo al modelo.

Pero si te tengo que dar un consejo de verdad, te diría que APRENDER A DIBUJAR te va a salir más rentable (pictóricamente hablando) que pulir tus habilidades con el calco porque, sin duda, por muy bien que lo hagas, por muy bien que calques, un buen retrato debe ofrecer “el enfoque personal del pintor”, es decir, “EL CÓMO HA VISTO Y SENTIDO EL PINTOR A SU MODELO”. Un dibujo perfecto nunca ofrecerá esto

Espero que te haya gustado el artículo. Yo, al menos, he disfrutado escribiéndolo para ti. Un abrazo y nos vemos en el próximo

Hangel Montero