Pintar el cristal y que parezca cristal es quizás uno de los mayores anhelos de cualquier aficionado a la pintura.

Es de esas cuestiones que generan no sólo las mayores dudas sino las más profundas admiraciones por parte del que se inicia en la pintura o del simple espectador.

¡No ves…! que parece que está ahí el cristal… que casi lo puedes coger…

No sé a ti, pero a mi me recuerdan a esas otras expresiones tales como … ¡No ves…! que parece que te esta mirando te pongas donde te pongas (cuando están mirando un retrato), o… ¡No ves…! que parece que te va a empezar a hablar…

Frases de admiración hacia unos logros que en pintura casi nunca se entienden pueden llegarse a conseguir sin que exista por medio un “Arte sublime” de su autor.

Pintar el cristal para el aficionado, es pues, no solo un reto sino toda una incógnita que le genera toda clase de dudas. Una meta imposible si no hay nadie que te diga cómo se hace o cómo se consigue, y aún así, siempre dudará que el lo pueda conseguir.

Un tema muy interesante para una cuestión nada compleja. ¡Sí… créeme!. Pintar el cristal es mucho más fácil de lo que puedas estar imaginando y tu mismo lo vas a comprobar, pero antes déjame que te cambie el “CHIP”.

Si me dices que quieres pintar “el cristal” es como si me dijeras que quieres pintar el “alma” de una persona. ¡Es imposible! … no puedes pintar el alma de nadie. Tu puedes pintar las facciones del rostro de una persona porque las ves, pero ¿los sentimientos?, ¿las emociones?, ¿la espiritualidad de esa persona?, ya te digo yo que no.
¿Te has planteado cómo pintarías una ventana con huecos de cristal?. Mira la imagen…

pintar el cristal

A ver… dime.
– ¿Esa ventana es de aluminio y cristal?. Sí… ¿verdad?
– ¿A que el marco de aluminio lo ves?
– ¿Y el cristal?.. ¿lo ves también?… ¿A que no?. A que solo lo imaginas.
Ahora dime..
– ¿A que sabrías o podrías pintar el marco?
– ¿Y el cristal?… ¿cómo lo pintarías?

La respuesta es evidente… no tendrías que pintarlo… pintarías ese cielo de fondo con sus nubes y ¡ya está! el resto lo pone la imaginación.

Es decir, plantearse la idea genérica de “cómo pintar el cristal”, o “cómo se pinta el cristal” ya de por sí es errónea, o al menos cuestionable, porque no se puede pintar algo que no vemos. Lo que sí podríamos plantear o preguntarnos es por el “CÓMO SE PINTAN LOS OBJETOS DE CRISTAL”, y eso amigo, ya es totalmente distinto y del todo correcto. Luego para afrontar este tema lo primero que debemos hacer es cambiarnos ese CHIP MENTAL y pensar que lo que queremos es pintar “un objeto de cristal” y no “el cristal

Dicho esto ahora sí que podemos afrontar el asunto de forma clara y precisa para que veas que no tiene mayor dificultad que la que nos pueda exigir cualquier tema con color y dibujo.

¡Vamos con ello!.

Tal y como empiezo, TERMINO.

Pintar objetos de cristal es sólo una cuestión de dibujo con los pinceles y con el color

 ¡Así de fácil!. Dicho de otra forma,

Es una cuestión de hacer un dibujo exacto con los colores exactos.

Espera… que ya sé lo que estás pensando… Vamos a ver en qué consiste esto y qué es lo que tenemos que dibujar tanto y tan bien.

Pintar el cristal: Una cuestión solo de dibujo y color

En el ejemplo anterior de la ventana, dijimos que el cristal lo teníamos que imaginar porque simplemente no “lo veíamos” y por tanto no lo teníamos que pintar como objeto cierto. Pero este es un caso excepcional que no siempre nos vamos a encontrar, lo normal es que un objeto de cristal lo veamos y reconozcamos como “cuerpo cierto” y real. Pongamos un ejemplo.

pintar el cristal

En esta imagen reconocemos perfectamente un cristal curvo puesto de canto en el suelo. Pero fíjate bien qué es lo que vemos realmente de él. A lo más vemos unas líneas que delimitan su contorno y unos cambios sutiles de color con respecto al color mismo del suelo.

pintar el cristal

Es decir, si quisiéramos pintar este objeto de cristal, con solo dibujar esas líneas (con distintos grosores) y esos cambios de tono del suelo sería suficiente para representar perfectamente ese cristal curvo.

Pero veamos ahora lo que normalmente nos vamos a encontrar en cualquier objeto de cristal que queramos pintar… Mira ahora esta otra imagen.

pintar el cristal

Se trata de nuevo de un objeto de cristal curvo apoyado en dos de sus lados en el suelo y junto a una pared de fondo. A diferencia del anterior, ahora vemos, además de las líneas que delimitan su forma y los cambios de color del fondo, brillos de la luz sobre su superficie y los reflejos (sombras) que proyecta sobre las superficies del suelo y pared del fondo.

la13 copia

Ahora, y en este caso, para pintar y representar este objeto de cristal deberíamos pintar no sólo las líneas y cambios de tonos, sino también esos brillos y reflejos que antes no veíamos y ahora si vemos.

En definitiva. Un objeto de cristal, pese a ser un objeto transparente lo vamos a identificar por unas líneas, brillos, reflejos y por los cambios de tonos o colores de los objetos o elementos que se encuentren detrás o se ven a través de él o que el propio objeto proyecta sobre el suelo u otros elementos.

Pues bien…

Pintar un objeto de cristal y que parezca de cristal consiste precisamente en eso, en pintar fielmente cada uno de esos reflejos, líneas etc. que si que podemos ver en el propio objeto o que éste refleja o proyecta.

¡No le des más vueltas!. Si te centras en observar cada uno de estos elementos “que sí puedes ver” en cualquier objeto de cristal y los reproduces fielmente con tus pinceles en tu lienzo, no tendrás que pensar en cómo tienes que pintar el cristal. POR SÍ SOLO APARECERA TU OBJETO DE CRISTAL ANTE TÍ

Mira ahora esta última imagen…

pintar el cristal

Fíjate en la imagen ampliada de la base de la copa la cantidad de formas y tonos distintos que podemos ver. Es un auténtico puzzle. El tono (color) A es más claro que el B y éste que el C… El gris D es más cálido que los anteriores y el E es como más azulado que el resto…
Todo, absolutamente todo esto sería de extrema importancia tenerlo en cuenta si quisiéramos pintar esa base de la copa; cada línea con su forma y con su debido color.

Nada debe sobrar ni nada debe faltar.

Mira ahora el detalle ampliado de donde se encuentra el vino… Es igual… el mismo color (del vino) en cada zona es distinto. PUES ASÍ TENDRÍAMOS QUE PINTARLO IGUALMENTE.

Es decir, y con ello termino, que pintar un objeto de cristal es un PURO EJERCICIO DE DIBUJO Y COLOR buscando formas, contrastes, cambios de tono y colores. “La ilusión de cristal” se creará sola. A mayor detalle  y precisión con el color y con el dibujo por nuestra parte, mayor será la sensación de cristal que conseguiremos. Es igual que en el caso del retrato… a mayor precisión con el dibujo de “aquellos pequeños detalles” del rostro, mayor será el parecido de nuestro modelo.

Creo, si no recuerdo mal, que este es uno de los artículos más cortos que he escrito en el Blog pero no por nada, sino porque no tiene más de qué hablar. Como dije al inicio, ES UN TEMA QUE CREA TODO TIPO DE DUDAS EN EL AFICIONADO PERO QUE NO TIENE SECRETO ALGUNO. ES UN ASUNTO DE PURA OBSERVACIÓN, DIBUJO Y COLOR.

Como siempre, y para despedirme, ya sabes que compartirlo con tus amistades o dejar un comentario será por mi parte de enorme agradecimiento. Un cordial saludo

Hangel Montero