La armonía cromática… ¡Y luego dicen que esto de la pintura no es solo para entendidos! ¿Pero cómo no lo va ser si siendo un pintor profesional no te enteras del significado de las teorías y conceptos que tratan sobre este tema de la armonía cromática y de las técnicas pictóricas y del color en general?. Y suponiendo, que ya es mucho suponer, que realmente estas teorías y conceptos tienen un fundamento lógico o incluso científico… ¿De qué le valen al aficionado a la pintura?… Realmente, ¿qué le aportan al aficionado para mejorar su quehacer pictórico?… ¿qué obtiene de positivo el aficionado a la pintura tras conocer estas teorías?. ¡NADA!, absolutamente nada. La armonía cromática, una cuestión tan simple y sencilla de entender, no entiendo porqué la hacen tan complicada y tan inaccesible para el simple aficionado.

No, ni me he levantado hoy de mal humor, ni quiero descubrir la pólvora. Solo que ya estoy algo cansado de estas teorías y conceptos (metafísicos) que en vez de explicar las cosas a quien realmente necesita “conocer”, le crean más y más dudas, sobre temas tan simples como sencillos de entender y aprender. Y si no, compruébalo por ti mismo.

Imagina que estas aprendiendo a pintar y un día, oyes hablar de una cosa importantísima en pintura que es la “armonía cromática”. Buscas en internet, y lo primero que te encuentras es el concepto que te da la página de Wikipedia:

El concepto de ajuste cromático constituye un verdadero principio de la armonía del color. Se basa en la obtención de una proporción y correspondencia óptimas entre los colores. La idea de complementariedad armónica se relaciona con la oposición de las tonalidades perceptuales del color, fenómeno que se produce de manera natural en las postimágenes. El concepto de extensión cromática alude a las dimensiones de los coloridos, tanto en términos geométricos como sinestéticos. El acorde cromático consiste en un colorido que posee una proporción conveniente entre los colores acordes que lo componen. Por último, se da el nombre de coloración acorde a cada color que se encuentra combinado de forma ajustada con otros en un colorido.

La gran influencia de los conocimientos aportados por la Ciencia del color a todos los campos artísticos y técnicos en los que tiene aplicación directa (fundamentalmente en las Artes visuales y en el Diseño), determina que la armonía de los colores se encuentre hoy más cerca de la cromatología iconolingüística que de la teoría del color tradicional. 

Lees esto y dices… Bueno pues voy a ver que es entonces esto de la cromatología iconolingüística . Pinchas en el enlace y te aparece…

La cromatología es el estudio del color como uno de los constituyentes fundamentales de la forma del significante icónico al nivel más esencial. Suele decirse cromatología iconolingüística, añadiendo la referencia a la iconolingüística para evitar la confusión respecto a otros conceptos a los que también, tradicionalmente, se ha venido designando en el transcurso de varias décadas con el término cromatología (conceptos, sobre todo, de la Simbología, de la Ciencia del color y de la Cromatografía). Es desde la perspectiva del estudio iconolingüístico (de los lenguajes icónicos) como se enfoca cualquier concepto cromatológico del significante de las imágenes a nivel formal.

¿Tu te has enterado de algo? ¿Yo no! y llevo toda mi vida pintando.

Me recuerda esto a los catálogos de las exposiciones de pintura y a los comentarios que en ellos se suelen poner por parte de “entendidos en la obra de quien expone”

…. refleja en sus pinturas la casuística existencial de sus más íntimas inquietudes por la poesía del color, reflejando en todo momento un paradigma consustancial con la personalidad reflejada en momentos de inspiración abstracta que desemboca en una apasionada reflexión cromática…

¡Toma del frasco Carrasco!

Lees esto y claro… ¿Cómo no vas a salir de esa exposición diciéndote eso de que “yo no entiendo nada de pintura” porque yo no veo nada de lo que dice aquí?

Pasa lo mismo que cuando tratas de estudiar o aprender la teoría del color. Miles de páginas, de información reiterativa que te habla del círculo cromático, de los colores primarios, de los secundarios, de los complementarios, etc, etc.Pero… ¿alguien te dice para qué le vale al pintor toda esa teoría?. ¿Alguien te dice cómo manejar esa teoría a la hora de pintar?.

Una cosa tan simple como la armonía cromática en pintura, o cómo conseguir esa armonía cromática en nuestros trabajos se nos presenta como un lío monumental de conceptos teóricos que en definitiva de nada nos sirven o no sabemos de qué forma sacarles provecho.

En este artículo quisiera darte “MI PERSONAL CONCEPTO” sobre lo que para mí es la armonía cromática en pintura y cómo la podemos conseguir en nuestras obras. Un concepto, que subrayo como “muy personal”, con el que podrás estar o no de acuerdo, pero que a efectos prácticos es y ha sido siempre super útil para mis alumnos.

Vamos pues con el asunto.

¿Qué entiendo yo por Armonía Cromática?

Para mí, la armonía cromática es EL CONJUNTO DE COLORES QUE JUNTOS SE VEN BIEN. ¿A que esto si se entiende?… Verás.

Pongamos un ejemplo muy descriptivo y similar.

La guitarra. ¿Cómo se toca o hay que tocar una guitarra?

La guitarra tiene seis cuerdas (cada una afinada con una “nota” determinada) sobre un diapasón, o mástil, con distintas separaciones que al pulsar sobre cada una de las cuerdas nos da una nota distinta.

armonía cromática

Pues bien. La guitarra se toca pulsando (haciendo sonar) a la vez varias notas que JUNTAS SE OYEN BIEN dentro de lo que nuestro cerebro reconoce como “SONIDO ARMÓNICO” (agradable al oído para que nos entendamos). Es decir, no todas las combinaciones de distintas notas se “OYEN BIEN”. Pero unas en concreto si que son agradables de oír para nuestro sentido del oído. A este conjunto de notas que juntas se oyen bien, en música se llaman “ACORDES”

armonía cromática

Pues bien, la pintura es algo muy parecido.

Nosotros los pintores pintamos con combinaciones de colores y lo podemos hacer con “infinitos colores” e infinitas combinaciones de colores. Pero al igual que ocurre con la guitarra, no todas las combinaciones de colores SE VEN BIEN, es decir, no todas son agradables de ver para nuestro sentido de la vista.

Si en música (en guitarra) existen los “acordes” (conjunto de notas que juntas suenan bien) produciendo un SONIDO ARMÓNICO, en pintura existen las “Gamas cromáticas” o conjunto de colores determinados que juntos SE VEN BIEN, produciendo lo que llamamos una ARMONÍA CROMÁTICA.

Dicho de otro modo. Nuestro cerebro (sin ser músicos) es capaz de apreciar la armonía del sonido, como (sin ser artista) es capaz de apreciar la armonía del color. Cuando percibe un sonido que no reconoce como armónico (el conocido desafine o gallo del cantante) reacciona con un ¡NO ME GUSTA! , al igual que cuando ve una pintura y percibe un color que nada tiene que ver con el resto reacciona igualmente con otro ¡NO ME GUSTA!

¡Ves qué fácil y sin tanta teoría!

La armonía cromática en pintura significa pintar con un conjunto de colores determinados que juntos se ven bien, o nos resultan  agradables de ver.

A nivel individual de cada color, se dice que

Dos colores son armónicos entre sí cuando su longitud de onda es bastante parecida, es decir, cuando su matiz cromático es similar. 

¡Ya estamos otra vez! te estarás diciendo. Perdón. Quiero decir que dos colores son armónicos entre sí cuando en su formación o composición han intervenido los mismos colores. Por ejemplo: El rojo y el naranja son entre si armónicos porque ambos se obtienen de la mezcla entre el amarillo y el magenta aunque en distintas proporciones. ¿Mejor así?

Pero no me quiero quedar, una vez más, y como lo hacen todos los teóricos de la pintura, en simples teorías. Quiero explicarte cómo y de qué forma podemos pintar y conseguir esa armonía cromática para que cualquiera que vea nuestros trabajos, al menos, diga eso de !QUÉ BONITO! y sin hacerlo por mero compromiso, sino porque realmente nuestros cuadros sean agradables de ver.

¿Cómo conseguir la armonía cromática pintando un cuadro?

Decía uno que “lo primero” es “lo primero”. ¿Qué no debes hacer nunca si quieres que tus cuadros sean armónicamente cromáticos?

Lo único y más importante. NO DEBES PINTAR CON CUALQUIER COLOR QUE SE TE OCURRA. Ya sabes que no todos los colores son visualmente agradables de ver juntos como tampoco son agradables de oír cualquier conjunto de notas musicales.

El mayor error que comete el aficionado a la pintura con el color es precisamente que pone en la paleta, sin saber porqué lo hace, un poquito de cada color de los que tiene en el estuche y cuando se pone a pintar va eligiendo o mezclando aquellos que “por intuición” más se parecen a los que ve en el motivo, sin orden ni concierto. ¡Como si diese igual unos u otros!. Oye… que es posible que lo consiga hacer de p.m. y su cuadro sea lindo, pero yo diría que es más cuestión de suerte que de conocimiento.

Visto esto, veamos que debes hacer para pintar de forma armónica con el color.

Tienes principalmente dos posibilidades que vamos a ver por separado: Utilizando una determinada Gama Cromática, o pintando sólo con los colores del círculo cromático.

Utilizando una determinada GAMA CROMÁTICA

En esto de la pintura, siempre menos, es más. Es decir, con menos colores se consiguen mejores armonías cromáticas.

Ya hemos dicho anteriormente qué son las gamas cromáticas. Una serie de colores que JUNTOS se ven bien.

Si buscas en internet por “gamas cromáticas” te saldrán tantas como acordes existen en música… La menor, La mayor, La menor disminuida, La mayor 7, etc etc. No te turbes por esto. No necesitas para pintar muy bien, ni conocer la existencia de tantas gamas cromáticas, ni aprender qué colores se utilizan en cada una. Quédate y trata de pintar con alguna de las que a continuación te recomiendo.

GAMA DE COLORES CÁLIDOS:

Cualquier cuadro pintado con sólo colores cálidos siempre será agradable de ver. Amarillos, naranjas, rojos, negros cálidos, etc.

GAMA DE COLORES FRÍOS:

Al igual que en el caso anterior, cualquier cuadro pintado sólo con colores fríos, también será siempre agradable de ver. Azules, verdes, violetas, etc.

Estas dos gamas cromáticas, la de colores cálidos y la de colores fríos no debes de tomártela al pié de la letra porque siempre será “cromáticamente” bien recibidos otros tonos fríos o cálidos en la obra que rompan, en cierta forma, la uniformidad de tonos. Es decir, en un cuadro pintado a base de colores cálidos siempre será bien recibido, por ejemplo, un verde limón (frío), que por su proximidad al amarillo en el círculo cromático es también armónico de éste.

GAMA MELÓDICA:

Consiste en utilizar un solo color y en sus distintas variedades en entonaciones de claro u oscuro. Sea el color que sea, pero solo todo un cuadro pintado con un solo color. Siempre será igualmente agradable de ver.

GAMA ARMÓNICA SIMPLE:

Esta gama, parte de la idea de utilizar un determinado color dominante (color madre) junto a solo tres o cuatro de matiz opuesto. Espera que lo explico mejor ahora.

Recuerda el círculo cromático…

Imagina ahora que vas a pintar un cuadro y quieres que domine, o predomine, el color rojo (bermellón), o que todos sus colores tengan un matiz cálido rojizo (una puesta de sol por ejemplo). ¿Qué otros colores deberías poner en tu paleta para pintar ese cuadro y para que el resultado sea armónico? Pues según esta Gama Cromática, deberías utilizar para ese cuadro, además del bermellón, el azul cobalto (su complementario), el azul prusia y el verde esmeralda (todos ellos de matiz frío, totalmente opuesto al cálido del rojo). Eso si, EL BERMELLÓN DEBE INTERVENIR EN TODAS Y CADA UNA DE LAS MEZCLAS DE ESE CUADRO.

¿Ves? Pocos colores (cobalto, prusia y esmeralda) y todos ellos “armonizados” con uno de matiz opuesto (el rojo).

Si eres acuarelista o te gusta la acuarela, sabrás que casi todos los profesionales, utilizan muy pocos colores. En concreto utilizan el azul ultramar, el alizarín crimson (carmín para entendernos) y el siena tostada (un naranja quebrado). Pues ahí lo tienes, con el ultramar y el carmín obtienen toda una gama de azules y violetas y con el siena tostada (de matiz opuesto cálido) armonizan todas las posibles mezclas.

Fíjate bien… ahora es el naranja, su complementario el azul ultramar, el añil y el violeta. Antes era, el bermellón, el cobalto (su complementario) el prusia y el verde esmeralda.

Los acuarelistas, en estos casos, están pintando también con una gama armónica simple para conseguir una armonía cromática en sus obras.

Otra forma, que señalábamos antes para pintar un cuadro de forma armónica con el color, era la de

Pintar utilizando todos los colores del círculo cromático mas el blanco:

De hecho, es otra gama cromática bien conocida en pintura, LA GAMA ESPECTRAL, que se llama así precisamente porque en ella intervienen solo los colores del espectro de la luz. Es decir, el rojo, naranja amarillo, verde, azul, añil y violeta. Los colores que componen la luz. Solo los colores primarios, secundario y terciarios. No están los tierras, ni los grises, ni el negro ni el verde oliva, ni el verde cinabrio, ni todos esos otros colores que se comercializan por ahí que nada tienen que ver con los que componen el espectro de la luz.

Yo es la gama que recomiendo, enseño y utilizo personalmente. ¿Porqué? pues por que si sabemos utilizarla, podemos reproducir en nuestro cuadros la armonía cromática que nos ofrece la propia naturaleza. Todo lo que nos recuerde a los colores naturales que percibimos de la propia naturaleza, siempre nos serán agradables de ver en su conjunto.

Pero ojo… es una gama cromática fantástica pero nada fácil de dominar si antes no conocemos o entendemos el comportamiento del color en la propia naturaleza. Teorías como la del color de los cuerpos opacos, por ejemplo,  son imprescindibles para el correcto uso y dominio de esta gama cromática.

Necesitaríamos reproducir aquí mi libro al completo para explicaros todo este tema,  pero si que te voy a dejar unas “claves” para conseguir una armonía cromática utilizando sólo en tus pinturas estos pocos colores del espectro de la luz.

  • Siempre deberás mezclar estos colores para obtener y pintar sólo con colores agrisados (apagados). Esos son los colores que apreciamos de la propia naturaleza en mayor medida.
  • Los distintos tonos o colores que intervienen en un mismo cuadro están obtenidos mediante mezclas derivadas unas de otras. Nunca por obtención directa y al margen del resto de colores.
  • Siempre deberás determinar, al inicio, el color dominante de la luz que ilumina el motivo para utilizarlo en todas tus mezclas. Lo que se llamaba en la Gama Armónica Simple, el color madre o color ambiente.
  • Nunca utilices el negro que se suele comercializar como tal. Obtenlo con esos mismos colores.
  • El blanco, debe intervenir en todas las mezclas. En mayor o menor medida pero debe de estar presente en todas y cada una de las mezclas. Recuerda que debes pintar con colores agrisados y el blanco, como el negro, agrisa todo lo que toca.

Podría seguir dándote consejos para conseguir con estos simples colores una armonía cromática en tus trabajos pero eso, posiblemente sea objeto de otro artículo más concreto y específico.

Lo importante de lo dicho hasta ahora, y con lo que creo que te debes quedar en cuanto al concepto de qué es la armonía cromática en pintura y cómo conseguirla en tus obras es que…

  • La armonía cromática se consigue en pintura pintando con sólo unos pocos colores que JUNTOS, se ven bien, y

  • Que no se pinta o se puede pintar con cualquier color o grupo de colores pues no todos se van a ver bien en conjunto.

Espero haberte aclarado algo este tema. Si te gustó, ya sabes, comparte o deja tu comentario. Si quieres también puedes puntuar el artículo más abajo. Un cordial saludo y hasta el próximo artículo.

Hangel Montero