Hay un dicho que afirma que el buen pintor pinta con colores quebrados. Sin duda, para mí, no es solo un dicho, sino toda una realidad que bien debiera conocer y tener en cuenta todo aficionado a la pintura, aunque, lamentablemente, no es algo que suela ser objeto de estudio ni enseñanza.

Los colores quebrados en pintura son la esencia, la clave imprescindible del dominio del color y de la armonía cromática. El equilibrio, la síntesis de lo natural, de lo reconocible,  de lo amigable estéticamente hablando.

Pero, ¿qué son los colores quebrados?, ¿porqué hay que pintar con colores quebrados?, ¿cómo se obtienen?, son, entre otras cuestiones, las grandes incógnitas que el aficionado a la pintura se plantea cuando oye hablar de este asunto.

Un concepto, unos principios, una técnica que no por conocida nos hace aplicarla en todos nuestros trabajos. Pero… ¿porqué?… ¿Tan difícil es de entender?… o ¿tan difícil de conseguir?… ¿porqué nos cuesta tanto trabajo asumir que esta es una de las claves en pintura?.

Sinceramente creo que es más una falta de información que de una auténtica complejidad del asunto.

Quisiera iniciar este nuevo año de 2018 con este artículo y con este tema tan bonito como apasionante. Tan útil como necesario para dar un paso definitivo en nuestro aprendizaje de la pintura. Pero vayamos por partes y antes, aclaremos conceptos.

¿Qué son los colores quebrados?

Colores grises, colores agrisados, colores apagados, son otras acepciones que se utilizan para definir este tipo de colores en pintura.

Y digo «tipo de colores», porque yo siempre he mantenido que solo existen dos tipos. Los colores luz y los colores quebrados. Ya sé que habías oído hablar de esto, pero permíteme que te concrete el concepto.

Al igual que todo color puede mostrarse en una escala del claro al oscuro, todo color puede igualmente mostrarse en una escala de luminosidad. De lo luminoso a lo lúgubre, de lo brillante a lo anodino, del color al gris como concepto general. Observa estas dos imágenes…

colores quebradoscolores quebrados

En la superior, reconocerás una escala de grises, es decir, una sucesión de tonos que van del blanco al negro oscureciéndose de forma progresiva.

En la inferior observa, al margen del claro oscuro, como un color amarillo puro puede llegar progresivamente a un tono gris absoluto (según lo vemos y reconocemos) pasando por tonos que van perdiendo la intensidad, o diríamos su carga de amarillo, es decir, un amarillo que se va agrisando paulatinamente.

Es decir, podemos afirmar que todo color puede ir tanto del claro al oscuro como del brillo al gris. Pero fíjate en un detalle… Los grises de la escala superior no tienen que diríamos UN COLOR RECONOCIBLE, mientras que en la escala inferior, los grises sí que muestran un color reconocible EL AMARILLO. Es decir, podemos afirmar que hay grises «SIN COLOR» y «COLORES AGRISADOS»

Observa ahora un típico círculo cromático.

Si observas, no hay escalas de grises ni colores agrisados. Todos los colores se muestran con su máximo brillo, tal y como son en el espectro de la luz.

A éstos, solo a estos colores que vemos puros y brillantes es a los que yo llamo «COLORES LUZ», siendo el resto, a los que les falta algo o mucho de brillo, a los que les llamamos «COLORES QUEBRADOS». También habrás oído hablar del concepto «saturación del color», pues bien, es igual, decir que a un color le falta saturación es lo mismo que decir que un color está quebrado.

Bien, pues ya sabes lo que son los colores quebrados. Ahora centrémonos en el dicho inicial de que «El buen pintor pinta con colores quebrados» y el porqué de esa afirmación.

Porqué hay que pintar con colores quebrados?

Antes de que te asalten las dudas lógicas que conlleva esta afirmación he de decirte que PUEDES PINTAR CON LOS COLORES QUE QUIERAS. Por supuesto que también se pinta y se puede pintar con colores luz.

La pintura es libre y nos permite, como medio de expresión, utilizar el color a nuestro absoluto antojo. Si hay una regla en pintura, es precisamente que no hay reglas.

Dicho esto, retomemos la cuestión del porqué se dice que el buen pintor pinta con colores quebrados (con colores agrisados).

Me gustaría que hicieses una cosa antes de seguir leyendo…

Mira a tu alrededor y trata de reconocer cuántos colores luz ves y cuántos quebrados.

Ahora… sal a la calle o mira por una ventana el exterior.

Haz lo mismo, busca cuántos colores luz ves y cuántos quebrados.

En ambos casos, te habrás dado cuenta que hay, o has visto, más colores quebrados que luz, y que si has visto algún color luz era el de un objeto que ha sido manufacturado por el ser humano… Un coche rojo, una señal de tráfico, unas tijeras, un bolígrafo, etc, etc.

Es decir, la naturaleza, por sí misma, no nos ofrece colores luz. Todos los colores naturales que podemos ver son en mayor o menor medida «quebrados» no «luz».

Desde esta perspectiva ya deberíamos tener claro que si queremos que nuestras obras sean «creíbles», es decir, que la información de color que aportamos a nuestras pinturas sea lo más real posible, deberíamos pintar con colores quebrados y no con colores luz.

En mi libro «La Obtención del Color«, ya os hablo de forma mucho más teórica de este tema, aclarando incluso cómo ofreciendo la naturaleza colores luz (el típico ejemplo de una flor de color intenso luz) debemos no obstante utilizar colores quebrados a la hora de pintarlos.

El aficionado, por lo general, tiene la tendencia natural de usar más los colores luz que los colores agrisados en el conjunto general de una obra, bien porque no conoce este tema de los colores quebrados, bien porque solo pinta dejándose llevar por el simple reconocimiento visual del color o bien porque todo lo que sea agrisar un color le resulta artificial.

Espera… Quiero contar una anécdota muy común entre mis alumnos… ¡A mi es que me gusta pintar con colores fuertes!… Me suelen decir. ¡Excusas! les digo yo… ¡Lo que te pasa es que no sabes pintar con tonos agrisados!. De hecho cuando aprenden a usar estos tonos quebrados ya no quieren pintar más con colores «chillones» (colores luz) porque los ven exagerados y nada naturales.

Otra razón de peso para pintar con colores quebrados es la de aprender de la experiencia de los grandes maestros de la pintura. 

Si te tomas la molestia de estudiar la obra de cualquier maestro que te guste verás que todos pintaban con colores quebrados. Pongamos un ejemplo tremendamente significativo. Joaquin Sorolla. «El pintor de la luz» le llamamos.

En teoría, para obtener ese maravilloso efectos de luz en sus obras, pensarás que Sorolla tendría que pintar con colores luz y no con colores quebrados (agrisados)… Pues te equivocas

Estudiemos una de sus obras. Una con especial efecto luminoso… «Casa de los gitanos, Sacromonte, Granada (1910)»

Vamos a comprobar con el programa Photoshop la composición de algunos colores de esta obra.

Si no sabes cómo hacerlo tu mismo con otras obras te explico cómo funciona para esto el Photoshop.

Cuando tu eliges con la herramienta del cuentagotas un color te sale este recuadro…

Pues bien… el circulito blanco nos dice qué color tenemos seleccionado. Si el circulo estuviese a lo largo de la línea superior de izquierda a derecha, o en la línea lateral derecha arriba o abajo, nos indicaría que tenemos seleccionado un COLOR LUZ.

Si el circulito no se encuentra sobre ninguna de esas líneas, el color seleccionado estaría algo agrisado, es decir, sería un COLOR QUEBRADO.

Veamos ahora algunos colores empleados en su obra por Sorolla.

El número 1.- Ese azul del cielo… Seleccionamos el color con Photoshop y…

Color quebrado

 

El número 2.- Los verdes de las chumberas… Seleccionamos el color con Photoshop y…

Color quebrado

El número 3.- Esos amarillos tierras… Seleccionamos el color con Photoshop y…

Color quebrado, con algo más de luz, pero quebrado

El número 4.- Esos blancos de la pared encalada… Seleccionamos el color con Photoshop y…

Blanco con algo de amarillo. Muy luminoso pero no obstante quebrado.

El número 5.- Los verdes de las «pencas»… Seleccionamos el color con Photoshop y…

Muy quebrado

Y por último, el número 6.- La tierra iluminada… Seleccionamos el color con Photoshop y…

Un naranja muy quebrado

Con solo este ejemplo espero que comprendas que incluso el «Genio de la Luz» pintaba con colores quebrados.

Sin duda que verás otras obras donde se utilizaron colores Luz 100%, pero serán simples pinceladas o serán obras del llamado movimiento «Fauvista» que se distinguió precisamente por utilizar solo colores luz, de ahí su nombre «Fauve» fiera en francés.

Luego, pintar con colores quebrados no significa renunciar a extraordinarios efectos de luz. Todo lo contrario, los colores más luminosos y brillantes que podemos observar en la naturaleza no son, aunque en principio te lo parezcan, colores luz, sino colores más o menos quebrados.

Te pondré un último ejemplo para que veas que es cierto lo que digo… Mira la siguiente fotografía…

¿Qué colores ves en este paisaje… el cielo, los verdes iluminados?… Para ti que son… ¿Colores luz o quebrados?.

Ahora mira ese mismo paisaje con un retoque con Photoshop donde he aumentado la saturación, es decir, he incrementado la luz de los colores.

¿Ves?… ¿A que ahora si son luz y antes eran quebrados?

Es decir, me gustaría que a partir de ahora, cuando vayas a pintar algo, pienses que aunque tu veas colores muy luminosos en el motivo, en realidad no lo son, y por tanto debes utilizar colores quebrados para representarlos y no colores luminosos.

Siempre lo he dicho y lo seguiré manteniendo.

«EL COLOR EN PINTURA NO SE VE. SE DEDUCE»

No sé si te habrá convencido, pero sigamos con nuestro tema…

Te estarás diciendo… ¡vale! ¿Pero como obtengo esos colores quebrados?. Este es otro tema muy importante que debes concocer.

¿Como se obtienen los colores quebrados?

Muchas veces, cuando oímos eso de colores quebrados o agrisados pensamos que para quebrar (agrisar) cualquier color bastaría con mezclarle negro y en realidad es totalmente cierto. Cualquier color que mezclemos con negro se agrisará, como también muchos se agrisan mezclándolos con blanco.

Pero lo que en principio nos puede parecer lo natural, al final nos damos cuenta que es un grave error.

¿Te acuerdas de la escala de grises que puse antes?… Eran grises sin color como te decía. Son grises obtenidos con la mezcla de solo blanco y negro.

La otra escala, la de los amarillos agrisados, son precisamente grises obtenidos con color, es decir son mezclas de colores sin intervención alguna del negro.

A ver… que esto requiere una explicación…

El color negro NO EXISTE EN EL ESPECTRO DE LA LUZ. El negro, es precisamente LA AUSENCIA DE LUZ.

Si la naturaleza nos ofrece colores quebrados será porque a través de la combinación de dos o más colores «DE LA LUZ» se produce el efecto de un color quebrado… ¿no?… Es pura física, es, si quieres, de cajón de madera de pino, de pura lógica.

Pues bien, sabiendo esto, los colores QUEBRADOS son, o mejor dicho, tienen que ser necesariamente, el resultado de la mezcla o combinación de dos o más colores LUZ.

Bien…. nos vamos entendiendo.

¿Y qué colores son esos?… LOS COMPLEMENTARIOS. Ese otro concepto teórico del color que de seguro habrás oído hablar en más de una ocasión.

Si es así sabrás que los colores complementarios son los que están ubicados diametralmente opuestos en el círculo cromático.

Pues bien, y sin entrar en la obtención completa de todo color,

si quieres quebrar un color luz, sólo tienes que mezclarle un poco de su complementario y añadirle algo de blanco.

Si más complementario le mezclas…. más lo agrisarás… pero ten cuidado. Si no lo sabes hacer corres el peligro de conseguir lo peor que puede pasar con el color, ensuciarlo.

Bueno, pues creo que hemos visto lo más importante con respecto al tema de los colores quebrados en pintura. Ya solo falta que lo pruebes y sopeses en el próximo trabajo que hagas que pintar con colores quebrados hará que tu pintura mejore significativamente.

Nos vemos en el próximo artículo. Un abrazo

Hangel Montero