No sé si habrás oído alguna vez hablar del tablero eucabord como soporte para pintar con óleo, o si tan siquiera sabrás qué es esto o que tipo de tablero es, pero seguro que lo conoces porque está en la mayoría de nuestras casas como parte integrante de nuestros muebles, (armarios, cajones, mesitas, etc.).

Lo cierto es que quisiera recomendarte (al menos para que lo pruebes) estos tableros como soporte para tus pinturas al óleo (con acrílicos no los he probado pero deben dar el mismo resultado) y por muchos motivos que a continuación voy a detallarte.

Pero lo primero es lo primero. ¿Qué son, cómo reconocerlos, dónde comprarlos, etc.?

Tableros eucabord:

Viendo la web de AKI, se definen estos tableros como:

Tableros aglomerados de fibras de madera de alta densidad de uso no estructural para utilización en entorno seco. Aplicaciones: Traseras de mobiliario, fondas de cajas, puertas, techos, divisorias, decoración de interiores, etc.

Se pueden adquirir en tiendas de bricolaje, almacenes de carpintería y maderas y por supuesto en Internet.

Los reconocerás al instante con estas imágenes

Por una parte son totalmente lisos y de textura satinada,

tablero eucobord

y por su parte trasera tienen una superficie con relieve que asemeja un entelado de lino con textura rugosa mate.

tablero eucabord

Los podrás encontrar de distintos grosores, de 3, 3,2 y de 5 milímetros.
Los que os recomiendo son los de 3 mm o 3,2 mm pues la textura trasera (donde vamos a pintar) es más pequeña que la de 5 mm y porque se obtienen mejores resultados.

Los venden en formatos grandes de 2,40 x 1,20 metros o ya cortados más pequeños y su precio es super económico. Un tablero grande puede salirte por unos 12,00 € y de él puedes sacar formatos más pequeños como 6 figura, a menos de 1,00 €.

Si vas a la tienda (a mi me pasó) y preguntas por este nombre (tableros eucabord) lo mismo te ponen cara de filete a la plancha, por lo que te sugiero preguntes por tableros de aglomerado para traseras, o para bases de cajones. Seguro entonces que te entenderán.

¿Qué ventajas y qué inconvenientes tienen estos tableros para pintar?

Ventajas, todas. Son firmes, puedes sacar formatos de todos los tamaños (estándar o no), son mucho más económicos que los lienzos, los puedes enmarcar perfectamente, son resistentes a la humedad (ojo, no al agua como cualquier tablero de aglomerado), son duraderos y estables, le dan una textura a tus obras similar a un lienzo de grano grueso, admiten tanto el óleo como cualquier pintura con base acrílica, no afectan a los colores, etc.

Inconvenientes, solo uno, QUE HAY QUE SABER UTILIZARLOS para obtener un óptimo resultado. Pero para eso estoy yo aquí, para enseñarte cómo los utilizo y obtengo resultados como estos.

[foogallery id=»3052″]

Como verás, yo suelo utilizar estos tableros para pintar mayormente retratos, lo que no quiere decir que no se puedan utilizar para cualquier otro motivo, paisajes, bodegones… en fin, lo que quieras.

¿Cómo pintar sobre un tablero eucabord?

Bueno… mejor dicho, cómo pinto yo sobre un tablero de este tipo.

Son cuatro las claves para obtener esos resultados. Imprimación previa, uso del empaste, tipo y uso del pincel. Veamos estos cuatro factores que influyen en el resultado final.

Imprimación previa:

No olvidemos que estos tableros son de fibra de madera prensada, por lo que como cualquier otro soporte de madera debemos darle una previa imprimación con gesso (base acrílica) que evitará la absorción de la madera de los aceites de nuestro óleos.

Evidentemente puedes darle esta imprimación de color blanco, pero la gracia de esta superficie la obtienes si usas una imprimación de cualquier otro color (al gesso le añades cualquier tinte acrílico o pintura acrílica y ya lo tienes) y normalmente queda mejor con un tono agrisado del color que quieras.

Por supuesto que esta imprimación se la daremos a nuestro tablero por la parte de atrás, es decir por la parte rugosa que es donde vamos a pintar. ¡¡Ufff!!, si no lo digo me llueven luego las preguntas.

La clave de esta imprimación es conseguir que la superficie quede totalmente pintada pero sin perder la textura del tablero.

Es decir, procura no darle muchas capas de gesso (con una bien dada queda perfecto) pero eso sí, asegúrate de que el color se introduce en las zonas interiores del relieve del tablero. Eso lo sabrás cuando no veas por ningún lado resto alguno del color original del tablero. No te recomiendo que le añadas nada de agua al gesso para hacerlo más fluido porque entonces te pedirá más de una capa.

Usa un pincel (paletina de pelo duro) y con la punta restriega bastante para que el color se introduzca por todo el relieve.

Uso del empaste:

El uso del empaste va unido al uso del pincel, pero para que te hagas una idea quédate con estas normas a seguir:

Para los tonos oscuros (procura siempre pintar de oscuro a claro) usa tus colores algo diluidos con trementina o aguarrás para que el color penetre en toda la textura del tablero cubriendo por completo el color de la imprimación previa. Ejemplo… fondos oscuros, sombras intensas, etc.

Para el resto de colores y tonos, no uses  ni la trementina ni el aguarrás… utiliza el empaste tal y como sale del tubo. Si acaso, si ves que no te anda el pincel a tu gusto, mójalo un poco en trementina cuando hagas tus mezclas de color en la paleta pero nunca sin pasarse porque no conseguirás lo que se pretende.

Tipo de pincel:

Utiliza siempre y en todo caso pinceles de cerda de pelo duro. No valen, o al menos no se obtienen esas texturas, ni con pinceles de pelo de marta o similar ni con los blandos sintéticos. Yo utilizo redondos y cuadrados de distintos tamaños.

Uso del pincel:

Aquí está la clave para obtener esos extraordinarios efectos con estos tableros.

Siendo el empaste el mismo en el pincel, podemos conseguir, sin tener que recargarlo de pintura, intensidades profundas de color presionando el pincel sobre la tabla, o suaves «veladuras» o «difuminados» sin apenas presionar el pincel dejando entrever el tono o tonos más oscuros dados con anterioridad.

tablero eucabord

La clave, como ves es:

Al presionar se cubre toda la textura de la tabla.

Al darlo suave, solo aplicaremos pintura en la parte superior de la textura quedando la más profunda con el color más oscuro dado anteriormente.

De esta forma podemos ir «modelando» a nuestro antojo los volúmenes del motivo con solo ir presionando más o menos nuestro pincel y sin cambiar de tono o color.

Recuerdo que un alumno, viéndome pintar sobre esta superficie con un pincel redondo que tengo muy desgastado, me decía que mis pinceles eran mágicos porque sin tener que coger pintura, pintaban tanto tonos muy saturados como muy trasparentes.

Evidentemente no es una técnica fácil al principio y el resultado que estas viendo en mis retratos no es solo por la utilización ni de estos pinceles ni, por supuesto, de estos tableros (tengo ya mucha práctica con ellos), pero con todo ello creo que merece la pena probar pintar sobre estos soportes tan económicos aunque solo sea por este motivo.

¿A que estás deseando probarlo?.

¡Inténtalo!. Si lo haces como te digo te va a encantar. Pero antes, si te gusto el artículo me haces un favor si lo compartes con los tuyos, pero un comentario también sabes que es bien recibido. Un cordial saludo.

Hangel Montero