Hoy, día 16 de Julio de 2016, damos por concluida una “loca experiencia” que un día imaginé debía, al menos, intentar. Un curso de pintura por internet.

¿Porqué no iba a ser posible ayudar a compañeros a mejorar sus trabajos a través de Internet?

El tema no era fácil ni tampoco el planteamiento inicial porque ni tenía referentes de dónde poderme fijar, ni podía imaginar que realmente funcionara a nivel didáctico en cuanto a su real y posible provecho para el alumno.

Lo cierto es que tras dos meses compartiendo experiencias pictóricas con un grupo “maravilloso” de compañeros que con todo su entusiasmo confiaron en mi incierta y arriesgada iniciativa, puedo decir, desde mi punto de vista, que la experiencia ha sido sumamente positiva.

Nuestro programa consistió en realizar unos ejercicios que yo les iba poniendo a cada uno, o en conjunto, y en función de las necesidades colectivas o individuales. Luego, en un plazo determinado, presentaban en un grupo privado en Facebook sus ejercicios y todos comentábamos los trabajos presentados.

Yo iba marcando unos objetivos (conseguir profundidad, sintetizar el motivo, ajustarse al color, conseguir un ambiente determinado con el color etc.) y los compañeros, con unos previos consejos, buscaban conseguir esos pequeños objetivos que al final, bajo mi punto de vista, fueron corrigiendo y mejorando en su conjunto sus formas de pintar.

Al final no puedo estar más satisfecho con esta experiencia y así espero que lo haya sido para, los que en lo sucesivo, consideraré siempre mis amigos y compañeros, Mati, Francisco, Alberto, César, Juan, Hope, Isabel, Encarna, Nines y Gloria a los que quisiera dedicarles estas breves palabras.

Vuestra ilusión y trabajo ha sido vuestro mejor “maestro”. Yo solo me he limitado a ir mostrándoos el camino. Cada uno, con vuestros valores, experiencia o limitaciones previas habéis dado un gran paso en cuanto a la comprensión del auténtico significado del oficio de pintar. Habéis aprendido que la “pintura” es pura “técnica” que si realizamos de forma correcta se convierte en un auténtico “Arte”.

Solo os deseo y recomiendo que no ceséis en vuestro empeño por mejorar esa técnica porque, como habéis podido comprobar, estáis plenamente capacitados para conseguir las metas que os propongáis. Yo estoy convencido de que muy pronto, si así lo hacéis, se hablará de vuestra pintura. Sois grandes artistas y mejores personas. Un sentido abrazo a todos y muchas gracias por compartir experiencias pictóricas conmigo.