¿Cuál es el color de las sombras?. Una pregunta tan usual como complicada de contestar.

Ya en el anterior artículo nos referimos a los colores con los que debemos pintar las sombras que proyectan los cuerpos opacos (A) y dejamos para esta ocasión la cuestión referida a las sombras propias de esos mismos cuerpos opacos (B) pues como os adelantaba son dos temas bien distintos y dos tipos de sombras  que nos podemos encontrar en cualquier paisaje y que deberemos considerar cada una con sus distintas peculiaridades en cuanto al color se refiere pues en esta última debemos distinguir el “color” de la sombra propia  del “color” de esa misma sombra influenciada por la reflexión del color de la luz (sombra reflejada).

¡¡¡Madre mia!!!, te estarás diciendo. ¡¡¡QUE LÍO!!!. No. No es ningún lío como vas a poder ver.

Se trata en definitiva de lo siguiente. En casi cualquier paisaje nos vamos a encontrar con edificios, cosas u objetos verticales que tienen una fachada, pared, o lado que se encuentra en sombra; pues ya está…, se trata de saber de qué color o colores debemos pintar esas fachadas, paredes o lados en función de la luz (cálida o fría) predominante en ese paisaje. Ahora si…. ¿verdad?.

Visto el artículo anterior a éste nos quedó claro aquella regla general de que en cualquier paisaje, a luz cálida sombras frías y a luz fría sombras cálidas, dicho igualmente de forma general y sin distinguir entre las sombras proyectadas o sombras propias, es decir, era una regla general para todas las sombras de cualquier paisaje. La diferencia en este caso entre unas y otras nos viene dada de nuevo por la teoría física de la luz y el color que las hace diferentes por uno de sus efectos más conocidos, “la reflexión”

La “reflexión de la luz” y por tanto del color, es como ya debes saber aquella propiedad física de la luz por la cual ésta cambia de dirección cuando se refleja en un cuerpo opaco. Es como si enfocasemos una linterna hacia un espejo. La luz, como sabes, se reflejará en el espejo y en otra dirección. Pues bien, según esta teoría existen tres tipos de reflexión de la luz sobre los cuerpos opacos; la regular, la difusa y la mixta.

color de las sombras

A nosotros nos interesan las dos primeras, la regular y la difusa. La regular sería la que se produce cuando la luz incide sobre una superficie totalmente regular y lisa (un espejo por ejemplo), mientras que la difusa es aquella que se produce cuando incide sobre una superficie rugosa, es decir, la que nos vamos a encontrar en casi el cien por cien de las sombras de nuestros paisajes cuando la luz del sol incide sobre el suelo (asfalto, tierra, agua, etc.) reflejándose sobre los edificios, objetos o elementos verticales que se encuentren cercanos.

Como verás, la diferencia entre ambos tipos de reflexión es que en la primera (la regular) la luz solo se refleja en una sola dirección, y en la otra (la difusa) se refleja en todas las direcciones en mayor o menor medida.

Dicho esto, y recordando aquello que decíamos en el anterior artículo de que siempre, en cualquier paisaje, va a dominar un determinado color (cálido o frío) del espectro de la luz solar, estarás conmigo en que ese tono (color) dominante también se reflejará en el suelo con mayor intensidad que el resto de colores y de cualquiera de las dos formas posibles (regular o difusa)

En definitiva, vamos a quedarnos con esta primera conclusión.

Si la luz del paisaje es cálida, las paredes, cosas u objetos verticales recibirán también por el efecto de la reflexión de la luz tonos cálidos.

reflexion calida

Si la luz del paisaje es fría, las paredes, cosas u objetos verticales recibirán también por el efecto de la reflexión de la luz tonos fríos.

reflexion fria

 ¿Fácil, no?…

¡Pues ahora es cuando se complica la cosa!, porque si esto es así, ¿cómo conjugamos los dos principios que hemos estudiado y que aparentemente son contrarios o contradictorios?, es decir, ¿si a luz cálida las sombras deben ser frías, pero a la vez reciben luz cálida del sol reflejada en el suelo?…. ¿eso como se come?…. o mejor dicho…. eso ¿cómo se pinta?

La verdad es que a simple vista, sobre todo si estamos pintando del natural, nos será casi imposible “ver” lo que los profesionales “sin verlo tampoco” interpretan en sus obras el color en estos casos de las sombras. Mira estos ejemplos…

 

color de las sombras

Acuarela de Dusan Djukaric

Mira ese edificio detrás de la estatua… En la zona superior de la fachada en sombra tonos fríos, en la inferior tonos cálidos… Observa…, luz del paisaje cálida.

Acuarela de Alvaro Castagnet

Acuarela de Alvaro Castagnet

Aquí, en cambio, Alvaro Castagnet interpreta la sombra de la fachada principal del edificio con tonos cálidos en la parte superior y en la inferior con tonos fríos con una iluminación igualmente cálida.

Así podría seguir poniendo infinitos ejemplos de otros tantos autores, pero en definitiva, lo que todos hacen es combinar los dos principios estudiados, es decir, por un lado siguen el principio de que a luz cálida sombra fría (por ejemplo) pero también tienen en cuenta que deben recibir el “reflejo” de la luz cálida o fría en su caso, y si observas lo hacen dividiendo la altura de la pared, edificio u objeto vertical en sombra en dos partes, la superior y la inferior, y en cada una le dan una tendencia distinta de color; fría arriba y cálida abajo, o cálida arriba y fría abajo.

¿Te acuerdas que al principio del artículo decíamos que estas sombras (de objetos verticales) se caracterizaban en cuanto al color por tener una propia y una reflejada?… pues ahí lo tienes.

  • La sombra propia sería la del propio objeto con tendencia cálida o fría contraria a la de la luz solar (a luz cálida, sombra fría …. etc.) ¿te acuerdas?. Primer principio que estudiamos
  • La sombra reflejada sería la tendencia cálida o fría de la misma luz solar que se refleja (reflexión de la luz) sobre el objeto. Segundo principio que acabamos de ver .

¿Cómo se pinta?, o mejor, ¿cómo lo pintan los maestros?, ¡ya lo has visto!, en la parte superior ponen una y en la inferior la otra.

Si, pero te estarás preguntando… entonces ¿cuándo hay que poner los tonos fríos o cálidos arriba? o ¿cuándo hay que poner los fríos o cálidos abajo?. Pues si te digo la verdad aquí cada autor sigue un criterio distinto, o incluso un mismo autor sigue los dos criterios indistintamente. Yo tengo mi propia opinión al respecto que ahora te explicaré pero sí quisiera que te quedes, por ahora, con otra curiosidad que nos dejan estos dos grandes acuarelistas. Fíjate cómo a la vez que en la parte superior dan una tendencia de color distinta a la de abajo (fría o cálida), también dan un trato distinto de claro-oscuro, es decir, si en la parte superior los tonos son más oscuros, en la inferior son más claros; o si en la parte superior son más claros en la inferior lo son más oscuros. Esto último, se lo oí decir a Alvaro Castagnet en uno de sus vídeos que compré, que el hacer esto en las fachadas de los edificios,  potencia la sensación o efecto visual de altura, y en eso, como en tantas otras cosas, le doy totalmente la razón.

Ahora fíjate en esta imagen que ya nos debe resultar familiar…

Mira la fachada (B)… arriba tonos fríos, abajo más cálidos: arriba tonos oscuros, abajo tonos más claros. ¿Te das cuenta?. Exactamente tal y como lo hacen en sus obras los grandes maestros. Una vez más observarás que nuestros sentidos no son precisamente que digamos muy precisos y necesitamos deducir los colores cuando pintamos tal y como mantengo en mi libro.

Bien. Creo que el tema puede que ya lo tengas un poco más claro. Al menos, en cuanto a las fachadas en sombra de los edificios de un paisaje, ya sabes que necesariamente deberías de pintarlas de una de estas cuatro posibles formas.

posibilidad3 posibilidad2

posibilidad1 posibilidad4

Cuál de estas formas es la corecta, o cúando hay que utilizar una u otra ya os dije que es una cuestión muy personal de cada uno y por lo que he podido comprobar, en esto, como en otras tantas cosas, cada maestrillo tiene su librillo. Para mi, siendo todas ellas válidas y correctas, prefiero utilizar unas u otras en función del tipo de sombra de esa fachada o pared, o mejor dicho, en función de la ubicación del sol en el paisaje con respecto a esa pared en sombra.

  • Si la pared está en un “contraluz” prefiero los tonos claros arriba y los oscuros abajo; y siempre abajo los tonos cálidos o fríos contrarios a la luz solar.

Por ejemplo: Para una luz cálida y pared a contraluz

posibilidad4

  • Si la pared recibe de forma lateral la luz prefiero arriba tonos oscuros y abajo más claros: y siempre abajo los tonos cálidos o fríos de la propia luz solar.

Por ejemplo: Para una luz lateral cálida

posibilidad1

Podría explicarte el porqué de estas mis preferencias, pero ya sería extendernos demasiado en un tema que no debes quedarte con la idea de que es demasiado complicado, sino todo lo contrario.

Elige tu, o prueba con unas u otras hasta que quedes satisfecho con el resultado. Ya te digo, los grandes maestros utilizan indistintamente unas u otras sin un criterio común. Lo que sí te recomiendo es que procures siempre tener presente esta forma de representar las fachadas en sombra en tus obras u ejercicios. Se verán mucho más profesionales tus trabajos.

No quisiera terminar este artículo sin antes dejarte un ejemplo de cómo deberías afrontar un trabajo “DEDUCIENDO EL COLOR” de las sombras con lo hasta ahora estudiado y aprendido. Pero en este caso lo vamos a hacer no con una fachada de un edificio sino con algo más complicado. Una galería.

Mira esta imagen… como verás la he puesto en blanco y negro para forzarnos a deducir los colores.

Sombra_proyectada_de_los_Arquillos

 Imaginemos ahora que la luz del sol tiene una tendencia cálida y por tanto las sombras deberían de ser frías.

Sombra_1

Ok. Perfecto. Primer principio cumplido. A luz cálida, sombras frías.

Ahora deberíamos tener en cuenta el otro principio, el de la reflexión del color de la luz de forma difusa como vimos…

arcos luz calida2

¿A que ahora es más coherente todo…? Luz cálida del sol, sombras frías y reflejos cálidos en las zonas más altas de la galería.

Pues así es como debes plantearte el tema cuando afrontes el problema que de seguro te surgirá cuando vayas a pintar las zonas en sombra de tus paisajes. Y como ya sabes…. NO TIENES QUE VER LOS COLORES, si conoces la teoría LOS DEDUCIRÁS SIN NINGÚN PROBLEMA.

Espero que te haya gustado, y si es así solo te pido que lo compartas o dejes tu comentario.

Un cordial saludo

Hangel Montero

¿Quieres saber cuándo publico algo nuevo?

Suscríbete y recibe en tu correo todos los nuevos artículos que vaya publicando, así no tendrás que estar pendiente de si hay o no novedad en el blog. Con ello, además, tendrás en ocasiones posibilidad de acceder a determinados contenidos que solo iré publicando para los que os suscribais. Un saludo