Mira por dónde, guardando cama por el sempiterno proceso gripal que por estas fechas siempre acude a su cita, y leyendo Facebook, me encuentro con un post de nuestro admirado compañero Juan Nuñez-Romero compartiendo uno de sus últimos trabajos en “pintura digital” que como siempre me asombra por su depurada y exquisita técnica.

Leo los comentarios que le dejan y deparo, una vez más, cómo se sigue confundiendo lo que es un retoque fotográfico digital con lo que para mí, al menos, es un auténtico arte con mayúsculas que debemos reconocer, y si no difundir, al menos informar sobre su compleja técnica.

Como decía aquel… ¡Hazlo tu si puedes!.

Creo que estamos llegando en este tema de la pintura digital a lo que en su día se hizo con la acuarela o con la aerografía por poner un ejemplo. Es decir, aferrarse a lo tradicional y no reconocer otras “artes” emergentes que surgen como consecuencia de la evolución natural tecnológica. Eso sí, salvando las evidentes diferencias que aun así no desmerecen para nada el quehacer de quien llega a dominarlas.

He querido adentrarme en este nuevo mundo de la llamada “Pintura digital” para, si es posible, hacer a modo de comparativa un estudio en profundidad que te aclare, nos aclare a todos, qué similitudes y qué diferencias he encontrado entre esta técnica pictórica digital y las que todos conocemos del óleo, acuarela etc, es decir de aquellas técnicas que utilizan los pigmentos como medio para la representación gráfica.

Y tu dirás… ¡Jo… pues anda que no hay diferencias!… lo que no sé es si hay alguna similitud.

Pues las hay. Y más de las que imaginas.

Pero empecemos, como se suele hacer, ¡por el principio!

Un programa (software) de pintura digital no es igual que uno de retoque fotográfico:

Seguro que conocerás o habrás oído hablar de unos programas de ordenador con los que puedes darle a una fotografía la apariencia de estar pintada al óleo, a la acuarela, a grafito, al carboncillo, etc. Es más, yo diría que cuando oyes hablar de pintura digital siempre piensas en este tipo de programas.

Son los llamados programas o plugins de retoque fotográfico como este, el “JixiPix Artista Impresso“, cuyo video promocional os dejo

 

O la famosa serie de programas de retoque artístico Akvis para Windows

pintura digital

pintura digital

Efecto de óleo aplicado con Akvis

Programas que, como aquel que dice, lo hacen todo automáticamente, es decir, nosotros subimos una fotografía, elegimos la técnica del efecto que queremos, (acuarela, óleo, grafito, etc), ajustamos unos parámetros como de color, tamaño del pincel, luminosidad, ruido o qué se yo,y el programa hace el resto como por arte de magia “nunca mejor dicho”.

No, los programas de pintura digital son otra cosa bien distinta.

pintura digita

Programa de pintura digital para Mac “ArtRage4”

Imagina que tu monitor (pantalla), es un lienzo o un papel en blanco.

Que tu ratón o el lápiz de una tableta digital lo puedes convertir en un pincel del tamaño y forma que quieras, de la dureza que quieras. Si quieres, en vez de un pincel lo conviertes en un aerógrafo, o en un bolígrafo, o en un lápiz de grafito, o en una barra de pastel, o en una goma de borrar, o en una espátula, o en una paletina, o en un carboncillo, o… imagina,… que todo lo que conozcas es posible.

Ahora con lo que hayas elegido coge el color que quieras. Sin límite. Esto no es la carta de colores de ningún fabricante… esto son tantos colores como posibles combinaciones o permutaciones puedas imaginar. No tienes que hacer ninguna mezcla, lo coges o seleccionas directamente.

Elige la textura que quieras… más espesa o más ligera.

Dale la transparencia u opacidad que quieras y venga… PONTE A PINTAR porque el programa, a diferencia con los de retoque digital que hemos visto, no hará nada que tu no hagas por ti mismo, tal y como ocurre con las técnicas tradicionales.

Es decir, estos programas reproducen fielmente la dinámica del proceso de pintar o dibujar con las técnicas tradicionales, sólo que el resultado no será en soporte físico, sino digital.

Como en botica, en este tipo de programas hay y podemos encontrar de todo… más o menos completos; más o menos reales, pero con lo que quiero que te quedes es que…

Un programa de pintura digital no hace nada solo. Todo, absolutamente todo, lo tenemos que ir haciendo nosotros paso a paso, trazo a trazo, y pincelada a pincelada. Solo te saldrá lo que tu sepas hacer con él

Pues bien, vista la diferencia entre estos dos tipos de programas, (los hay también mixtos es decir, lo mismo sirven para retocar que para pintar) ahora vamos a centrarnos en los auténticos para pintar digitalmente y no en los de retoque para ver que similitudes o qué diferencias hay entre pintar con ellos o pintar con las técnicas tradicionales.

Pintura digital vs pintura convencional:

Voy a enfocar esta comparativa desde el punto de vista de las tres cosas que, para mi, necesita cualquiera para poder pintar bien…

  • Dominar los materiales
  • Dominar el color
  • Ver como ven los artistas (en este caso los pintores)

Por otro lado, y para esta comparativa, me voy a basar en mi experiencia personal con el programa “ArtRage 4” que si un día queréis probar esto de la pintura digital os recomiendo sin duda alguna porque es de lo mejorcito y más completo que he probado.

Aquí os dejo el enlace a su página oficial

Haz click en la imagen para ir a la web del programa

 

El dominio de los materiales en pintura digital frente al dominio de los materiales en la pintura convencional:

Imaginaros lo complicado que es en óleo dominar los materiales con los que trabajamos…

Cogerle el manejo al pincel. Cuál usar y para qué cada uno. La presión, el difuminado, el degradado. O la espátula…

El uso de los diluyentes, de los aceites, de los mediums…

El esfumado, las veladuras, los barnices… y otras tantas cosas que sabes que sólo conseguiremos, digamos, manejar más o menos medio bien, tras pintar muchos cuadros o mucho tiempo.

No digamos en acuarela… ¿verdad?

Pues imagina ahora que si para hacer algo con la pintura tradicional necesitas un solo paso, para conseguir lo mismo en la pintura digital necesitarías dar cuatro pasos en vez de uno. Te pongo un ejemplo…

  • Imagina que queremos hacer una transición fundida de dos colores al óleo en fresco. ¿Qué haríamos?…
  • Cogeríamos un pincel, digamos, plano del nº 18 y de pelo sintético, por ejemplo.
  • Cogeríamos con él un color, digamos, rojo poco diluido con trementina y con él pintaríamos una franja en horizontal de la anchura que quisiéramos.
  • Limpiaríamos el pincel o cogeríamos otro similar limpio.
  • A continuación haríamos lo mismo con otro color pero debajo del rojo anterior.
  • Ahora con un pincel seco muy suave, daríamos pinceladas en horizontal donde se uniesen ambos colores hasta conseguir entre los dos un tono de transición que evitara el cambio brusco de color.

Ahora veamos, para hacer lo mismo, que pasos tendríamos que dar con la pintura digital.

  • Seleccionamos la herramienta de pincel.
  • Ajustamos en una escala el tamaño de pincel que queremos
  • Seleccionamos si el trazo del pincel lo queremos con bordes duros o bordes con difuminado
  • Seleccionamos en una escala el grado de transparencia que queremos tenga el trazo de nuestro pincel
  • Seleccionamos si queremos que el trazo del pincel sea solo para color, normal, disolver, multiplicar, subexponer color, aclarar, oscurecer, trama, diferencia, extrusión, restar, dividir, tono, saturación, o luminosidad. (se supone que debes conocer que hace el pincel con cada una de estas opciones y cada una de ellas con las opciones que ofrece su comportamiento en otra escala del 1 al 100)
  • Seleccionamos con la herramienta de “cuentagotas” un color, al azar, en un círculo cromático plano, o si queremos un color determinado, lo seleccionamos a través de su código hexadecimal (tres números de entre 0 y 255 para cada uno de los tres colores primarios en color luz, rojo verde o azul)
  • Nos vamos a la imagen y a pulso trazamos una franja en horizontal del tamaño que queramos con el ratón o con una especie de bolígrafo sobre una tableta digital (que también tiene lo suyo cogerle el manejo)
  • Ahora volvemos a hacer otro tanto de lo mismo con un segundo color debajo del anterior.
  • Ahora para conseguir el degradado entre ambos colores, volvemos al principio y elegimos ahora el tipo de pincel que nos va a permitir hacer ese efecto de difuminado.
  • Ajustamos de nuevo el trazo del pincel si lo queremos con bordes duros o bordes con difuminado
  • Seleccionamos en una escala el grado de transparencia que queremos tenga el trazo de nuestro pincel
  • Seleccionamos si queremos que el trazo del pincel sea solo para color, normal, disolver, multiplicar, subexponer color, aclarar, oscurecer, trama, diferencia, extrusión, restar, dividir, tono, saturación, o luminosidad.
  • Seleccionamos con el cuentagotas el color que utilizaremos en una primera pasada e iremos cambiando para cada pasada que demos hasta conseguir el efecto deseado.

Todo esto suponiendo que sabemos exactamente que parámetro debemos utilizar para cada cosa y en cada momento si no queremos que esta simple tarea que haríamos en un solo minuto en óleo, se convierta en media hora en pintura digital.

Es decir… dominar los materiales (las opciones que te ofrece un programa de estos) en la pintura digital es infinitamente más complicado y más difícil que cualquier técnica pictórica tradicional por muy difícil que esta sea.

Ojo… al menos esa ha sido my experiencia personal. Supongo que esto también es como todo. Si te dedicas a ello y le echas horas de aprendizaje, de seguro que será facilísimo y se dominará con la maestría que lo hace, por ejemplo, nuestro amigo Juan Nuñez-Romero

pintura digital

Juan Núñez-Romero

 

El dominio del color en pintura digital frente al dominio del color en la pintura convencional:

Bueno… según se mire…

En principio, los programas de pintura digital te ofrecen “la irresistible” posibilidad de no tenerte que complicar la vida con el tema del color, ni de necesitar cierto, o ningún, dominio del color.

Imagina la siguiente situación…

  • Estamos, o queremos pintar un retrato con un programa de estos y estamos con las carnaciones…
  • Por ejemplo… estamos pintando la frente.
  • En una ventana aparte de nuestro retrato en el programa sacamos la imagen original que estamos haciendo… vale…
  • Para cada zona que queramos pintar, con la herramienta del cuentagotas, vamos seleccionado sin problema el color en la fotografía original que vamos necesitando y listo… De esa forma podemos ir seleccionando el color que necesitamos para cada zona de la cara sin posibilidad de error ni de tener que deducir el color ni incluso imaginar una gama concreta para tu obra.

Es decir, estos programas nos permiten trabajar correctamente con el color sin necesidad de otros conocimientos o experiencia previa con él.

Claro… que también no es menos cierto que en pintura convencional puedes hacer lo mismo, y perdonen ustedes la falta de modestia, si se conoce el método que propongo en mi libro sobre “La Obtención del Color”

Pero si en vez de ayudarnos con la fotografía original del motivo que estemos pintando, trabajamos como lo hacemos con la pintura convencional, es decir, con la imagen impresa frente a nosotros, pintar digitalmente requerirá de nosotros el mismo grado de dominio del color, o mejor dicho, tendremos los mismos problemas con el color tanto si pintamos al óleo o acuarela como si lo hacemos digitalmente.

Ver como ven “los artistas”, en la pintura digital frente a cómo se hace en la pintura convencional:

Pues chico… ¿qué quieres que te diga?… Que para mi no hay diferencia.

Eso de “ver como ven los artistas” es una frase que yo utilizo para definir la labor, el estudio, el planteamiento “mental” que desarrolla el pintor cuando realiza una obra. Es la planificación, en definitiva, del trabajo a realizar que siempre tiene en cuenta las singularidades y específicas características de la técnica pictórica que se está empleando. Es decir, para mi, ver como ven los artistas es lo mismo que decir que los profesionales de la pintura cuando están pintando ven no solo el motivo como es, sino la técnica que a cada momento deben ir utilizando para llegar a un resultado deseado.

En este sentido no he encontrado diferencia alguna entre la pintura digital y el resto de técnicas pictóricas tradicionales.

Con ello, y de otra forma, quiero decir que hay que ser un auténtico “artista” para dominar también la pintura digital. Vamos… que no lo hace cualquiera. Que hay que haber pintado mucho con otras técnicas y conocer muy bien el arte y oficio de pintar para dominar esta otra técnica de la pintura digital… QUE ES MUY DIFÍCIL Y TIENE MUCHO MÉRITO si se es escrupuloso con la técnica.

Cosas que he visto que no me convencen de la pintura digital:

No todo iba a ser perfecto. También he visto cosas que no me han gustado de esta técnica.

La principal es que se presta mucho a la picaresca, digámoslo así.

Son tantas las posibilidades que te ofrecen estos programas para conseguir lo que en pintura tradicional no seríamos capaces de lograr que no me ofrecen mucha garantía sobre la autenticidad de la obra y/o maestría de su autor.

Por ejemplo… estos programas te ofrecen la posibilidad de no tener que saber dibujar… colocas en una capa inferior la imagen original y sobre ella la que estas pintando de modo que puedes calcar el dibujo… Bueno, y qué te estarás diciendo… también puedes calcar y de hecho hay quien calca el dibujo en óleo o en acuarela… es verdad. Pero el tema del color es lo que no llega a convencerme como tampoco, y ya hablando de otra cosa, el soporte “digital” en el que queda la obra.

Creo que éste es el principal problema que le encuentro a la pintura digital, como en su día fue la durabilidad o estabilidad el handicap de la acuarela. No concibo de qué forma se puede firmar, exponer, transmitir y proteger hoy en día los derechos de autor de una obra digital. Le veo el mismo problema que a la fotografía digital. Un problema que quizás con el tiempo tenga solución pero que hoy en día, lamentablemente le resta importancia, si no, méritos a este, para mi, auténtico arte con mayúsculas.

My conclusión es que haciéndolo “limpiamente” y sin trampas, es realmente admirable la técnica y el arte que hay que tener para hacer esas maravillas que vemos por ahí de pintura digital. 

Para terminar, os dejo con algunos trabajos de nuestro compañero Juan Núñez-Romero como humilde homenaje a un gran artista y digno representante de este nuevo movimiento de la pintura digital. Un abrazo maestro.