La pregunta es, ¿debemos pintar con negro?.

¿Cuántas veces no habéis necesitado un color negro en vuestras obras? ¿Ese negro que encontramos en los puntos máximos de oscuros, o en esos fondos que vemos como negros?

La teoría física del color nos dice que el color de un objeto depende de lo que le sucede cuando la luz incide sobre él. Los diferentes materiales (orgánicos o inorgánicos, naturales o artificiales) absorben algunos colores de la luz y reflejan otros, esta teoría se conoce como la absorción y reflexión del color. Los colores que vemos son pues los colores reflejados por el objeto y no los del objeto en sí. Por ejemplo, una hoja de color verde absorbe todos los colores excepto el color verde. Un tomate refleja el color rojo y ese es el color que vemos.

Las cosas de color blanco reflejan todos los colores. Las cosas de color negro absorben todos los colores y no reflejan ninguno.

color negro

Nuestra misión y objetivo a la hora de pintar es hacerlo con “colores” y el negro NO LO ES.

Cualquier aficionado no tendrá ningún problema en comprarse un tubo de negro marfil o negro humo para cuando lo necesite en algún cuadro (y no digamos para oscurecer los colores que ya sabemos es uno de los mayores errores que podemos cometer).

Sabiendo como sabemos, cómo actúa físicamente ese pigmento que nos venden como negro, deduciremos que si lo utilizamos en nuestros cuadros, lo que estamos haciendo es restarle el reflejo propio de los colores, es decir, estaremos impidiendo la apreciación o reflejo de la luz y sus correspondientes colores. Estaremos pues pintando “SIN COLOR”; nos dará una sensación de negro en el cuadro pero será un negro muerto, sin luz; en definitiva, sin color.

Para evitar esto debemos utilizar “negros” que no tengan esos pigmentos que evitan el reflejo de la luz. Negros que nosotros nos podemos fabricar con nuestros propios colores luz del círculo cromático más el blanco. Sí, he dicho bien, también con el blanco, y me explico.

La cuestión es que podemos fabricarnos tres tipos de negro para nuestras obras.

Un negro frío, un negro cálido, y un negro neutro.

Imagina que estamos pintando un paisaje nevado donde predominan los colores fríos, sería lógico utilizar y pintar con un negro frío.

Ahora imagina que estamos pintando una puesta de sol donde predominan los rojos, naranjas, amarillos etc. sería lógico también utilizar un negro cálido para armonizar la obra.

Por último imagina que pintamos un bosque donde se equilibran los verdes con los tonos cálidos de las hojas de otoño y esos rayos de luz cálida que entran entre los árboles.

Lo lógico ahora sería utilizar un negro neutro, es decir ni con tendencia cálida ni fría.

Pues bien, tenemos entonces que hacernos de tres tipos de negro, cálido, frío y neutro. Veamos como los podemos conseguir.

NEGRO CÁLIDO:

Mezcla en tu paleta tierra de sombra tostada con carmín a idéntica proporción. Ya tienes un negro cálido para tus obras.

pintar con negro

 NEGRO FRÍO:

Mezcla en tu paleta tierra de sombra tostada con azul ultramar a idéntica proporción. Ya tienes un negro frío para tus obras.

pintar con negro

NEGRO NEUTRO:

Mezcla ahora en la paleta tierra de sombra tostada con carmín (cálido) y verde esmeralda (frío) a iguales proporciones los tres. Ya tienes un negro neutro para tus obras.

pintar con negro

Dª María

¿Y dónde está el blanco?, te estarás preguntando. El blanco viene incluido en el tierra de sombra tostada.

¿Qué color es el sombra tostada?, un color quebrado, ¿no?

O dicho de otra forma, un rojo oscuro quebrado. Y los colores quebrados, todos los colores quebrados ¿no llevaban blanco?, pues ahí esta nuestro blanco, en el sombra tostada. Será en muy pequeña cantidad, pero estará, nos lo dice la teoría.

De esta forma daremos a nuestros negros la facultad de reflejar luz, luz que embellecerá nuestra obra y le dará la “vida” que le quitan los negros que se comercializan.

¡¡ESPERA, esto es muy importante!! Nunca utilices estos negros para hacer un gris. Los grises, como colores quebrados que son se obtienen con los colores luz del círculo cromático. Nuestros negros llevan en gran medida tierra de sombra tostada y cuando este color, TAL Y COMO SE COMERCIALIZA, toca el pigmento blanco SE ENSUCIA EL COLOR.

color sucio

Así que si quieres pintar con negro en tus cuadros, olvida los que se comercializan y fabrícatelos tú.

¿Quieres saber cuándo publico algo nuevo?

Suscríbete y recibe en tu correo todos los nuevos artículos que vaya publicando, así no tendrás que estar pendiente de si hay o no novedad en el blog. Con ello, además, tendrás en ocasiones posibilidad de acceder a determinados contenidos que solo iré publicando para los que os suscribais. Un saludo