Paleta de colores para el retrato:

Me levanto hoy con la idea de escribir sobre un asunto que siempre es sacado a colación por mis alumnos cuando me ven pintando un retrato. Un tema que llevo bastante tiempo tratando de abordar pero me cuesta hacerlo de forma clara y precisa porque ya en sí es una cuestión discutida y discutible, como dijo alguien haciendo muy popular la frase.

Me refiero a la típica pregunta ¿con qué colores se pinta la piel humana?, o de otra forma, ¿qué colores debemos utilizar para pintar un retrato?.

hangel montero

Joselito. Óleo sobre lienzo de Hangel Montero

Hacer esa pregunta es exactamente igual que si preguntásemos a éste o aquél pintor qué colores utiliza para pintar un paisaje, un bodegón de flores o una marina, unas preguntas que normalmente no solemos hacer porque de por sí ya aceptamos y sabemos que cada pintor tiene “sus propios colores”, o lo que es lo mismo, tiene “su propia paleta” con la que resuelve en su inmensa mayoría todas sus obras.

Pero entonces, ¿por qué hacemos, o nos hacemos esas preguntas para el retrato?; ¿qué tiene de especial el color “carne” que lo hace distinto del resto de motivos a pintar?. Algunos dirán … ¡porque no es fácil!; otros.. ¡porque no consigo que parezca natural!; y otros, quizás los menos… ¡Porque si más leo, más colores distintos veo que se pueden utilizar!.

A los primeros , que normalmente suelen ser los que nunca han afrontado el tema, yo les digo ¿y qué es fácil de pintar?.

A los segundos, que suelen coincidir con aquellos que se están iniciando en general en la pintura, les digo que como cualquier otro motivo que vayamos a pintar, el retrato (figura) tiene sus reglas y técnica propia, pero que normalmente no es cuestión del color o colores a utilizar.

Y a los terceros, esos que tratan de obtener el resultado de éste a aquel pintor o maestro, les digo siempre que se hagan con su propia paleta de colores y que cuiden más la técnica propia del retrato.

En definitiva, en cualquiera de los casos (seguro que me he dejado otros tantos más pero estos suelen ser los más habituales) el pintar la piel humana no es cuestión de qué colores hay que utilizar, es más bien un tema de técnica, TÉCNICA CON EL COLOR PARA PINTAR EL RETRATO O FIGURA. Un ejemplo claro de ello es que en nuestros Cursos de Retrato, que impartimos en Hangel ArtStudio, todos iniciamos el mismo trabajo con los mismos colores y en cambio el resultado es totalmente dispar; mientras unos consiguen retratos magníficos, otros ni consiguen dar volumen al rostro.

Pero como quiera que a muchos de vosotros la cuestión que mas os interesa en principio es encontrar esos colores con los que pintar vuestros retratos, me voy a centrar en este artículo sólo en ese asunto, y en otro, que me estoy planteando más como tema de un libro pues requiere de todo un estudio al respecto, lo haré sobre la técnica del color en el retrato que es lo que realmente si que necesitas aprender si quieres pintar retratos o figuras.

pintar con negro

Dalai Lama. Acrílico sobre lienzo de Hangel Montero

Pues vamos con ello.

Efectivamente, si buscamos en internet sobre este tema vamos a encontrar una variedad de opiniones al respecto enorme.

Cada autor, cada pintor o bloguero os hablará o de los colores que utilizaban los clásicos o de los que utilizan ellos, tantos como webs que traten el tema os vais a encontrar. Pero si observas te darás cuenta de unas claras coincidencias y no menos variaciones:

  • La mayoría coinciden en unos determinados colores.
  • Casi todos te facilitan incluso las proporciones en las mezclas en un listado que te das cuenta que vas a tener que memorizar o tenerlo delante cuando te pongas a pintar.
  • Reuniendo todas las opciones u opiniones, la lista de colores que se pueden utilizar es tan amplia como casi infinitas las posibles combinaciones o mezclas.
  • Pero lo más curioso es que al final, cuando crees que ya has dado con los colores “de la piel” que te gustan, te pones en faena y sigues viendo que ni aún sabiendo eso quedan a tu gusto tus trabajos, por lo que descartas esos colores y buscas en la red otros y otros y, así hasta que te das por vencido sin haber encontrado esa paleta mágica de colores para el retrato.

Y es que el problema es siempre el mismo, tendemos a creer que el secreto del color en pintura es saber escoger los colores con los que trabajar éste o aquel motivo y no en comprender que necesitamos aprender a reconocer el color y luego cómo conseguirlo.

Pero bueno, a la vista de lo anterior y yendo a nuestro asunto, que es ofrecer una paleta de colores para el retrato, os quiero dejar dos opciones muy personales al respecto:

La primera es, de entre las que he visto en internet y usado personalmente cuál te recomiendo por completa y flexible, y segunda, la paleta que yo utilizo en mis retratos que no deja de ser una más de entre tantas, pero eso sí, explicando un poco cómo la utilizo.

LA PALETA DE DANIEL E. GREENE:

paleta colores para retrato

Daniel E. Greene con su paleta

Nota: Las imágenes de la paleta de Greene están sacadas del blog “Pasión por la pintura al óleo” de Miguel de Montoro

Para mí, Daniel E. Greene es uno de los “grandes” maestros del retrato.

paleta de colores para retratoDaniel_Greene_Erin8

 

 

 

 

 

Su paleta, que a través de sus videos y publicaciones ha dado a conocer a miles de aficionados a la pintura en todo el mundo, se considera hoy por hoy la más completa y versátil que para el retrato se puede encontrar para cualquiera que se inicie en el arte del retrato o figura.

A mi, en particular me ayudó mucho hace tiempo y más aún me es útil al día de hoy para ofrecerla a mis alumnos cuando me piden, sin quererse complicar la vida con la deducción del color, unas mezclas determinadas para resolver estos temas del retrato y la figura.

Estos son sus colores y esta es su paleta:

paleta de colores para retrato

Blanco de zinc, negro, azul prusia o ultramar, siena tostada, ocre amarillo, amarillo nápoles, amarillo de cadmio medio, rojo de cadmio claro, alizarin crimson (carmín), siena natural, sombra tostada, sombra natural, verde esmeralda y verde pthalo.

Y estas las mezclas principales que hace con ellos:

paleta de colores para retrato

1.- Ocre con blanco; 2.- Ocre con Bermellón y blanco; 3.- Ocre con Naranja y blanco; 4.- Siena natural con Bermellón y blanco; 5.- Siena natural con Naranja y blanco; 6.- Siena natural con negro y blanco; 7.- Ocre con siena tostada y blanco; 8.- Sombra natural con blanco; 9.- Sombra natural con ocre; 10.- Verde esmeralda con carmín y amarillo medio; 11.- Carmín con verde esmeralda y amarillo medio; 12.- Sombra Tostada con Bermellón y Ocre.

Debes tener en cuenta lo siguiente para estas mezclas que el propone:

  • Todas las mezclas, salvo la 10, 11 y 12 las aclara siempre con blanco para las distintas tonalidades de claro-oscuro.
  • La 10 y la 11 las aclara con el amarillo medio, y
  • La 12 lo hace con el ocre amarillo.

Con estas mezclas, y con esa paleta de colores vas a poder resolver las dudas que sobre el color de la piel puedas tener, pero como antes dije, sólo con ellas no pienses que te van a salir unas texturas y un realismo en la piel como imaginas vas a poder conseguir. El secreto, insisto, está en cómo, cuándo, y dónde se aplican unas y otras, pero en cualquier caso, nunca por sí solas te van a ayudar a resolver tu retrato si no conoces los secretos y la técnica específica que tiene el pintar la piel humana.

MI PALETA AL OLEO:

Como te imaginarás, si has leído mi libro, a mi me es indiferente el tema de los colores a utilizar en el retrato pues lo considero un tema como cualquier otro, es decir, mi paleta no difiere prácticamente en ningún color. La única diferencia es que le añado el “negro” que para determinados matices me es de gran ayuda, pero es sólo la excepción que como decía aquel confirma la regla (ya conoces mi animadversión a la utilización del negro que se comercializa en pintura). Mi paleta pues se compone de los siguientes colores:

colores para el retrato

Blanco de titanio, amarillo medio, ocre amarillo, siena natural, naranja, bermellón o rojo de cadmio claro, carmín, verde esmeralda, azul cobalto, sombra tostada y negro marfil. Colores a los que añado en su caso el azul ultramar, azul prusia o el sombra natural para fondos, sombras, determinados reflejos peculiares en la piel o para finas veladuras de acabado.

MIS MEZCLAS:

No voy a ser yo, precisamente, quien te dé todo un listado con distintas mezclas de esos colores y por varias razones. La primera es porque como bien conoces, mi forma de trabajar el color es siempre la misma, conforme voy mezclando voy deduciendo la mezcla, es decir, voy ajustando a la vez que mezclo las propiedades del color que necesito en cada momento. En segundo lugar porque tengo visto y comprobado que tener las mezclas preconcebidas para el retrato es como tener todo el catálogo de colores de determinada marca en tu estuche, al final terminaremos pintando como los niños lo hacen con un estuche de rotuladores, y eso para mi, no es pintar, es colorear. Y en tercer lugar porque esas mismas mezclas no te van a servir para todos los tipos de piel que te vas a poder encontrar (una persona muy morena, una muy pálida, otra de color, un niño, un pelirrojo, un albino, un oriental, etc.).

Lo que sí voy a facilitarte es UN COLOR BASE, O MEZCLA BASE, que utilizo para obtener el resto de tonalidades de la piel.

Cuando tengo un tipo de piel clara o tengo que pintar zonas iluminadas utilizo esta mezcla.

Ocre amarillo + blanco + un poco de bermellón.

Cuando tengo un tipo de piel más morena o zonas poco iluminadas o en sombra utilizo esta otra.

Siena natura + bermellón y si acaso un poco de blanco.

colores para el retrato

Con estas mezclas base voy obteniendo el resto de tonos de la piel mezclándolas con los otros colores de mi paleta, o mejor dicho, a estas mezclas base les voy añadiendo otro color o colores que tengo en la paleta en función de la zona a pintar. Pero ya te digo, esto es muy aleatorio y personal.

En vez de darte una lista (que podría ser interminable) de las posibles mezclas que hago con esa paleta, prefiero, porque es mucho más didáctico para lo que vas a necesitar y sin entrar más a fondo sobre el asunto (necesitaría escribir todo un libro al respecto) te voy a dejar unos simples consejos que son comunes a cualquier retrato. Espero que te sean útiles.

  • En la frente predominan los tonos mas ocres.
  • En las zonas oculares predominan los tonos fríos mas bien violáceos.
  • En las mejillas y pómulos los tonos son más rosados.
  • En la nariz suelen incrementarse los tonos rojizos o anaranjados.
  • En la zona mandibular inferior los tonos son más agrisados para un rostro femenino y más fríos (normalmente verdosos) para uno masculino.

Esto en cuanto al predominio común de algunos tonos en el rostro.

En cuanto a otros factores a tener en cuenta con respecto al color en el retrato observa siempre lo siguiente:

  • Las tonalidades o colores del fondo suelen reflejarse en los extremos de las mejillas.
  • El color de la ropa también tiene su reflejo en la barbilla y zona inferior de la mandíbula.
  • El color carne se consigue a base de ir intercambiando tonos cálidos y fríos. Si éstos últimos no los ves ten en cuenta que deben estar. Un buen método para no olvidarse de esto es trabajar todo el rostro con solo colores cálidos y tras ello trabajar sólo con los fríos en sólo las zonas donde supongas que están (saber reconocer el color te ayudará en esto). Tras ello vuelve a hacer lo mismo capa tras capa.
  • Los tonos fríos del rostro debes obtenerlos también con las mezclas base, es decir, mezcla cualquier color frío (en cada caso el que decidas) con la mezcla base de ocre, blanco y bermellón, o siena natural y bermellón.
  • No utilices nunca el blanco solo para los reflejos o puntos máximos de luz. Prueba añadirle ocre amarillo, o amarillo, o cualquier otro color (normalmente el color de la luz que ilumina el rostro) bien sea cálido o frío, pero nunca blanco solo.
  • Los tonos de la piel no varían en función de que el retrato lo hagas más realista o más impresionista, son los mismos, la diferencia consiste sólo en el trato de la pincelada más o menos difuminada.
  • Más te vale dominar el claro-oscuro que conseguir los colores exactos de la piel, es decir, lo importante es conseguir el volumen propio de un rostro y no tanto el color.
  • Cuando te propongas pintar un retrato piensa que no cualquier fotografía del modelo es válida. Yo siempre digo que de una buena fotografía puede salir un buen cuadro; de una mala quizás solo puedas obtener un cuadro. Es fundamental que la fotografía ofrezca un buen contraste entre luces y sombras.
  • Inicia tus retratos con los tonos oscuros y ve aclarando progresivamente (con óleo o acrílicos evidentemente, no con la acuarela que es exactamente al contrario como bien conoces).

De esta forma podría seguir y seguir dándote recomendaciones para pintar un retrato pero eso es ya entrar en la TÉCNICA del retrato y no del color en sí mismo que lo importante creo que lo he referido con anterioridad.

Me queda, si acaso, hablar de mi paleta con la acuarela que aquí si que difiere considerablemente en los colores al igual que ocurre con la técnica a emplear.

MI PALETA EN ACUARELA:

Prácticamente mi paleta en la acuarela para retratos no difiere en esencia a la que utilizo en óleo pero sí que descarto y añado otros colores:

  • Prescindo del blanco y del negro.
  • Añado el sombra tostada para intensificar las sombras cálidas (en óleo no lo utilizo nunca en las mezclas porque ya sabes que con el blanco se ensuciaría el color).
  • Añado el azul ultramar o cualquier otro tono frío pero muy trasparente para enfriar los lavados cálidos anteriores.

Espero que te haya servido este artículo y estas opiniones tan personales y válidas como cualquier otra si lo que buscabas es saber qué colores se utilizan para pintar la piel humana, pero quédate en cualquier caso con lo más importante que he dicho sobre el tema.

PINTAR LA PIEL HUMANA NO ES TANTO CUESTIÓN DE LOS COLORES A UTILIZAR SINO DE LA TÉCNICA NECESARIA PARA CONSEGUIR REPRESENTARLA CON EL COLOR.

Comparte si te fue útil o deja tu comentario.

¿Quieres saber cuándo publico algo nuevo?

Suscríbete y recibe en tu correo todos los nuevos artículos que vaya publicando, así no tendrás que estar pendiente de si hay o no novedad en el blog. Con ello, además, tendrás en ocasiones posibilidad de acceder a determinados contenidos que solo iré publicando para los que os suscribais. Un saludo