¿Cuáles son los errores más comunes con los pinceles?

Siguiendo con la línea de nuestro anterior artículo donde hablábamos de los errores más comunes que el aficionado suele cometer con la paleta, nos vamos a centrar, en este caso, en los errores más comunes que suelo observar en mi estudio con los pinceles, errores que básicamente vienen referidos no al material en sí mismo, que también, sino a tres cuestiones globales; Errores a la hora de comprar los pinceles; errores cuando trabajamos con ellos; y errores, que en ocasiones son “horrores”, que se cometen a la hora de su limpieza y/o conservación.

Pero antes de entrar en materia quisiera, a la vista de algunos detalles que he visto en las “redes”, aclarar algunas cosillas sobre mi trabajo en este Blog y el contenido de mis artículos.

En el apartado “sobre el contenido de este Blog” lo dejé muy claro pero al parecer, como quiera que está algo “rescondido” (como decimos por aquí) algunos “compañeros” se regocijan enjuiciando o poniendo en duda el contenido de algunos artículos y a este humilde pintor que os habla. “Dicen que cuando hablan mal de tí es porque algo bien estás haciendo“. No… ya en serio. Yo no pretendo con mis artículos dar clases de nada ni a nadie, sólo me limito a trasladar mi experiencia como pintor y como profesor de pintura a aquellos “AFICIONADOS”  a la pintura que por los motivos que sean necesitan o buscan una determinada información que les ayude en su quehacer diario en su vocacional actividad pictórica. Ni este Blog está dirigido al “licenciado en Bellas Artes”, ni a otros profesores de arte, ni a profesionales de la pintura. Esto de pintar y enseñar a pintar es tan subjetivo como el propio arte lo es en esencia. Si acaso, yo les sugiero, e incluso me atrevería a rogarles a quienes no encuentren adecuados estos humildes artículos, a que den el paso adelante y se ofrezcan desinteresadamente, como hago yo, a transmitir sus propios conocimientos en pro de ayudar a tantos y tantos aficionados que o no pueden recibir este tipo de enseñanza artística por falta de recursos económicos, de tiempo, movilidad física, etc. o se sienten frustrados con la enseñanza que vienen recibiendo. ¡No hombre no…!, en vez de criticar, ayuda con tus conocimientos que bien nos pudieran valer a otros.

Dicho esto, y habiéndome quedado a gusto y desahogado, porque hay que ver para estar vivo, vamos a centrarnos en nuestro artículo de hoy y sobre los errores más comunes que se suelen cometer con los pinceles. ¡Vamos a ello! sin más dilación.

Decía al principio que estos errores los suelo enmarcar en tres momentos bien distintos. Cuando vamos a comprarlos, cuando los estamos utilizando y cuando los limpiamos y guardamos para la próxima sesión.

Errores a la hora de comprar un pincel:

Básicamente aquí nos encontramos con dos errores muy comunes.

  • Comprar pinceles no específicos para la técnica que vamos a utilizar (Óleo/acrílicos, acuarela, etc.), y
  • Comprar lo que sea por el solo hecho de que es económico.

Un inciso… antes de continuar. Quiero dejar bien claro que para pintar “TODO”, “CUALQUIER COSA”, nos puede valer… las manos, un trozo de cartón, un trapo, un aerógrafo, un palo… ¡yo que sé!… lo que se te ocurra y tengas a bien por utilizar. En esto, debes tener absoluta libertad porque incluso puede potenciar tu creatividad, pero hombre… si no te atreves a experimentar con otros materiales, por lo menos trabaja “adecuadamente” y con los materiales que podemos comprar específicos para esto de la pintura.

los errores más comunes con los pinceles

Como bien conoces hay pinceles, o podemos encontrar tipos de pinceles de lo más diverso en cuanto a calidades, formas, tamaños, tipo de pelo, de mango, etc., pero independientemente a la utilidad de cada uno (de lo que hablaremos después), debemos saber que una de las principales diferencias entre ellos es que están fabricados para ser utilizados, en concreto, para diferentes técnicas pictóricas. Es decir, los venden para óleo, para acuarela, para acrílicos (que suelen ser los mismos que para el óleo), para tinta, etc.

Pues bueno, he visto de todo en los maletines de mis alumnos, y como ya me habrás leído antes, tengo a veces que decirles…. “pero hijo… ¿adónde vas con ese pincel?. Pinceles de esos que venden para acuarelas escolares para pintar al óleo, pinceles de óleo duros en estuches de acuarela… hasta pinceles de esmalte de uñas he llegado a ver. Y la respuesta es siempre la misma… ¡Ah… pues yo creía que también era para esto!.

Si tenéis dudas sobre este asunto, o en la tienda no os informan o no os saben informar o ayudar con la elección de un determinado pincel, y partiendo de la base de aquello que dije antes, de que todo nos puede servir para pintar, observa siempre un detalle que te hará saber elegir en función de la técnica que vas a utilizar. El mango del pincel.

Lo normal, lo habitual es que te encuentres con pinceles de mango largo y pinceles de mango corto y si estos, además, son de marca, ten por seguro lo siguiente y así no te equivocarás.

los errores más comunes con los pinceles

  • Los pinceles de mango largo suelen hacerlos para óleo o acrílicos.
  • Los pinceles de mango corto lo son normalmente para acuarela u otros tipos de aguadas. También es cierto que hay pinceles de mango largo que también son perfectamente válidos para la acuarela (p.ej. los de abanico) como los hay de mango corto que nos pueden valer para el óleo, pero para que sean válidos fíjate en la suavidad o dureza del pelo. Si son duros, son más bien para óleo y si lo son suaves te pueden valer para la acuarela.

Con solo observar este detalle creo que no te equivocarás al elegir un tipo de pincel adecuado para la técnica que utilices.

El otro error más común con los pinceles a la hora de comprarlos es hacerlo mirándonos solo el bolsillo. ¡OJO! con esto.

No quiero decir con esto que un pincel barato necesariamente es malo. De hecho, los he visto y comprado baratísimos y muy buenos como también los he comprado a un precio normal y los he tenido que tirar.

Si quieres unos consejos al respecto ten en cuenta cuando vayas a comprar un pincel lo siguiente.

  • No por tener pinceles más caros vas a pintar mejor mientras aprendes a pintar.
  • Hay, o puedes encontrar en el mercado, pinceles de marcas reconocidas a un precio muy asequible y de una calidad más que aceptable. Digamos que son de término medio entre calidad y precio. ¡Estos son los tuyos! o los que yo te aconsejaría que te compres para empezar.
  • Antes de quedarte con un pincel, tira con los dedos del pelo y comprueba si se suelta o no. ESTO ES LO MÁS IMPORTANTE QUE DEBES HACER para comprobar si te va a servir o no, sea caro o barato. No hay cosa peor que estar pintando y que se queden pelos en la pintura.

A sabiendas de que este apartado te puede resultar incompleto por no aconsejarte una marca, una serie determinada para cada técnica pictórica, lo dejo así porque de ello podemos hablar en otro artículo y porque no estoy aquí para hacer publicidad a ningún fabricante. Si hablamos de ello en otro artículo será más bien de forma genérica sin especificar marcas.

Errores cuando trabajamos con los pinceles:

Aquí se complica algo más el asunto porque son tantos los errores que comete el aficionado con los pinceles cuando se pone a trabajar que necesitaríamos todo un tratado al respecto, pero siguiendo nuestra línea de simplificar las cuestiones que tratamos, creo que podemos hacer mención a los dos errores más usuales que me encuentro en el día a día.

  • Utilizar un sólo pincel para todo, y
  • No utilizar el pincel adecuado para lo que estamos haciendo.

Utilizar un solo pincel para todo.

  • ¡Hangel…!, ¡No me sale este color!…
  • ¡Pero como quieres que te salga si llevas toda la tarde trabajando todas las mezclas con el mismo pincel…!

Mira que casi todos los alumnos tienen un mínimo de cinco o más pinceles en sus estuches… Pues nada, cogen uno al empezar a pintar y terminan con el mismo tras dos horas trabajando con distintos colores y motivos del cuadro. Da la impresión de que se les olvida que tienen más. Luego pasa lo que pasa. Todo un auténtico caos de formas y colores.

Una de las principales utilidades que tiene trabajar con distintos pinceles a la vez es el tratar y conseguir trabajar de forma correcta con el color. Sólo piensa en el círculo cromático.

colores cálidos y fríos

Verás que los tonos o colores cálidos se sitúan frente a los fríos y éstos frente a los otros. ¿Te acuerdas de lo que eran los colores complementarios y qué les ocurre cuando se mezclan entre sí?, pues eso, o que se quiebran o que resulta un color “sucio”. Pues bien, imagina que llevas un rato pintando una zona de árboles en tu cuadro con un pincel y, de pronto, se te ocurre pintar aquellas montañas violáceas del fondo del paisaje sin cambiar de pincel, ¡pues ya está! de seguro que te saldrán unos tonos imposibles si no llegas incluso a ensuciarlos… (verdes, complementarios de los carmines o violetas).

Es decir, trabajar con pinceles distintos a la vez no es solo una cuestión de necesidad por el tamaño determinado que necesitemos de la pincelada, es una norma básica que debemos observar para el correcto manejo del color.

Solo te voy a dar un consejo al respecto que de seguro te va a facilitar muchísimo tu trabajo con el color en cada sesión que inicies. Ten siempre a mano dos pinceles; uno para las mezclas de tonos cálidos y el otro para las mezclas de colores fríos.

A ver… que ya me estoy imaginado a “los entendidos”… Que no estoy diciendo que solo utilices un pincel para los cálidos y otro para los fríos y que con estos solo puedes usar unos u otros… No… porque tanto con unos como con los otros tendrás que utilizar en más de una ocasión sus tonos complementarios para quebrarlos o agrisarlos. Lo que quiero decir es que procures mantener siempre un pincel para los cálidos o mezclas de tonos cálidos y otro para los fríos.

No utilizar el pincel adecuado para lo que estamos haciendo:

Aquí yo distingo tres errores muy comunes que se suelen cometer. No utilizar el pincel con la forma de la punta adecuada; del tamaño adecuado o del tipo de pelo que requiere la técnica que estamos utilizando.

Como bien conoces, en los comercios de materiales de bellas artes nos podemos encontrar no sé cuántos tipos distintos de pinceles, pero si te fijas, y según para qué técnica, los solemos encontrar de distintas formas, de distintos tipo de pelo y de distintos tamaños.

El aficionado a la pintura o el que se inicia en esto de pintar suele desconocer para qué sirven unos o cuando se utilizan otros. Para él todos son iguales y todos, a la vista está, son distintos creando más de una confusión si no se convierte en una auténtica aventura el decidirse por uno en concreto cuando lo van a comprar.

Voy a tratar de explicaros, así por encima, qué diferencias hay entre unos y otros y para qué se suelen utilizar. Veamos:

En cuanto a la forma: Los hay (los más habituales)

  • Redondos
  • Cuadrados
  • De lengua de gato
  • Biselados
  • De escoba.

Esta variedad se corresponde con el tipo de “trazo” que podemos conseguir, es decir, por ejemplo, con los redondos podemos trazar líneas más uniformes que con el resto, etc.

los errores más comunes con los pinceles

Aquí, la clave está en probar los distintos trazos que se consiguen con cada tipo y así veremos cuál nos vendrá mejor para cada cosa que queramos pintar. (Recuerda que a esto es a lo que yo siempre llamo “el dominio de los materiales”). Mi consejo pues es que los pruebes todos y veas qué se consigue o que puedes pintar con cada uno.

Te recomiendo este artículo al respecto del Blog “Pintar al Óleo”

En cuanto al tamaño:

Ya sabes, los hay grandes, muy grandes (las paletinas lo suelen ser), medianos, pequeños y muy pequeños.

Evidentemente cada uno se utiliza en función del tamaño del trazo o pincelada que necesites en cada momento. Ojo con esto porque es más importante que lo que parece porque al inicio, el aficionado, cree que el tamaño no importa porque en todo caso se trata de dar más o menos pinceladas para una misma superficie. No y rotundamente no. Si se comercializan en distintos tamaños es porque vamos a ir necesitando unos u otros según lo que queramos hacer. Pintar grandes superficies, perfilar pequeños detalles etc.

Sé que posiblemente veas este error más propio de un niño que de un aficionado adulto, pero no creas, porque es más común de lo que imaginas.

Para mí, para aprender a pintar, menos pinceladas siempre es mejor. Procura por tanto utilizar el pincel del tamaño lo más aproximado posible al de la zona que tratas de pintar.

En cuanto al tipo de pelo:

Aquí sí que hay diferencias notorias entre unos pinceles y otros y lo que podemos conseguir pintando con ellos.

Los hay de dos tipos de pelo principalmente: De pelo sintético o de pelo natural y éstos a su vez los puedes encontrar de cerda (duros), de marta, de meloncillo, de cola de ardilla (los suelen hacer para la acuarela), etc. A ver si te va a pasar como a uno que yo me sé que estuvo todo un día buscando en Sevilla los mejores pinceles que le dijeron vendían para óleo de pelo de “sobaco de nutria”.

La diferencia entre ellos es no sólo la dureza sino también la capacidad de absorción del pigmento, aglutinantes o disolventes y, por supuesto, el tipo de pincelada que podemos conseguir… más o menos lisa, más o menos transparente, más o menos empastada, etc.

Como en el apartado anterior, mi consejo al respecto es que si puedes, los pruebes todos y veas qué puedes hacer con cada uno pero mientras tanto, quédate con esto… “Tu trabajo puede desmerecer o no salir como tu quisieras por culpa de no utilizar el tipo de pincel que te permite hacer eso mismo que quieres conseguir… cada cosa para lo que es y no con cualquier pincel vas a poder conseguir pintar lo mismo y de igual forma.

Sé que todo esto es un lío y si te digo que los pruebes todos es prácticamente imposible que lo hagas, así que para simplificar el tema, y si estás empezando a pintar, te recomendaría lo siguiente:

  • Para el óleo o acrílicos:
    • Hazte de un set de pinceles de pelo sintético (son más económicos y versátiles) a ser posible de lengua de gato (te pueden valer para muchos tipos diferentes de trazo) y de al menos cuatro tamaños distintos, 24, 14, 8 y 4.
  • Para la acuarela:
    • Aquí si es más importante la forma y el pelo. Búscate, que los hay de precio muy asequible, de pelo de cola de ardilla (petit gris) de varios tamaños y alguno que otro sintético redondo y pequeño para detalles.
los errores más comunes con los pinceles

Pincel tipo “Petit Gris” de pelo de cola de ardilla

Errores más comunes con la limpieza y conservación de los pinceles:

Otro de los errores más comunes con los pinceles. Estos errores, evidentemente no afectan tanto a nuestro trabajo, que también, como a nuestro bolsillo.

Mantener un pincel en óptimas condiciones para pintar en todo momento nos va a evitar estropear nuestro trabajo o lo que es peor, tener que gastarnos una “pasta” cada dos por tres.

Evidentemente, la calidad del pincel aquí si que importa en cuanto a la durabilidad que nos ofrecen pero, en cualquier caso, si no los sabemos limpiar y conservar, por muy buenos que sean, los perderemos antes de lo que normalmente nos durarían con un normal uso.

Los principales errores que veo al respecto son:

  • Dejarlos sumergidos en el disolvente con la punta hacia abajo directamente en el tarro.

los errores más comunes con los pinceles

  • No limpiarlos adecuadamente una vez hemos terminado la sesión.

El el primer caso, y si los dejamos durante tiempo en esa posición, el pelo se doblará y de seguro que ya será irrecuperable su forma original. Si queremos, o necesitamos dejarlos sumergidos en el disolvente bien porque queremos ablandarlos, o porque no podemos en ese momento limpiarlos o por lo que sea, hay unos cacharritos que vende especiales para eso.

los errores más comunes con los pinceles

Así que no los dejes nunca, así como así, con la punta hacia abajo en tu tarro con disolvente sin más. En un solo día te puedes encontrar con un pincel ya sin su forma original y muy difícil de recuperar.

En el otro caso (no limpiarlos adecuadamente) nos puede llevar a similares resultados, es decir, acortar la vida normal del pincel, si no, a inutilizarlo y hacerlo inservible para lo que queremos.

Te voy a explicar cómo debemos limpiar los pinceles una vez terminemos nuestra sesión y así tu verás si lo vienes haciendo bien o no.

  • Pinceles de óleo:
    • Cuando termines la sesión, quítale el exceso de pintura con un trapo en primer lugar.

los errores más comunes con los pinceles

  • Después restriégalo bien y en varias ocasiones en el cacharro con el disolvente y vuelve a limpiarlo con el trapo. Cuando veas que ya le has quitado casi toda la pintura…
  • Debajo de un grifo abierto y con un jabón en una mano, frótalo con energía haciendo círculos sobre el jabón hasta que deje de salir color y la espuma del jabón sea totalmente blanca….

los errores más comunes con los pinceles

  • Luego sacude el pincel del exceso de agua y déjalo secar por sí solo dejándolo con la punta hacia arriba en cualquier recipiente.

los errores más comunes con los pinceles

El hacerlo así evitará que los restos de óleo se sequen junto a la “virola” (parte metálica del pincel que sujeta el pelo) y con el tiempo, el pelo se abra y pierda su forma natural el pincel.

los errores más comunes con los pinceles

Pinceles de acuarela o acrílicos.

  • Haz exactamente igual pero sólo bajo el grifo abierto.
  • Con los pinceles de acuarela en especial, es importante el sacudido final para eliminar el agua y si puedes dale forma con los dedos a la punta del pincel.
  • Luego guárdalos en una esterilla que venden para eso, o colócalos con las puntas hacia arriba en cualquier bote como con los de óleo.

los errores más comunes con los pinceles

Bueno, pues con esto creo que podemos dejar el tema de hoy. Espero que a partir de ahora sepas comprar un pincel, que cada uno tiene una función específica y cómo saber guardarlos cada vez que termines de pintar.

Si te gustó, por favor, deja tu comentario o comparte que ya sabes que esta es la vida que mantiene un Blog. Y si has leído mi libro y quieres ayudar a tus compañeros, déjales tu opinión con un comentario. Seguro que ellos tambien te lo agradecerán. Un cordial saludo

Un cordial saludo a tod@s.

Hangel Montero

¿Quieres saber cuándo publico algo nuevo?

Suscríbete y recibe en tu correo todos los nuevos artículos que vaya publicando, así no tendrás que estar pendiente de si hay o no novedad en el blog. Con ello, además, tendrás en ocasiones posibilidad de acceder a determinados contenidos que solo iré publicando para los que os suscribais. Un saludo