La Composición pictórica, qué duda cabe, es algo esencial en la pintura como lo es el color, la técnica o el dibujo. Esto todos lo sabemos.

La pintura, en esencia,  es el arte de la representación gráfica aplicando una técnica determinada, con el objetivo de obtener una composición de formas, colores, texturas, dibujos, etc. dando lugar a una obra de arte según algunos principios estéticos.

A ver… quédate con esto último… “según algunos principios estéticos“.

Como verás, he puesto en cursiva el concepto de lo que es “la pintura”, porque es, más o menos, una síntesis de la definición que podemos encontrar en Wikipedia cuando buscamos el concepto de “La composición pictórica”.

Una definición, la de pintura, con la que coincido plenamente, es decir, comparto que la composición es parte y debe ser tenida en cuenta a la hora de pintar un cuadro para que éste, en definitiva, sea agradable de ver. Pero me pregunto y os pregunto… ¿Es tan importante?… ¿Podemos pintar y conseguir obras estéticas sin tener en cuenta esto de la composición pictórica?…

A la primera pregunta ya te digo que sí que es importante, pero a la segunda te adelanto que ¡claro que podemos conseguir obras realmente bellas sin tener ni idea de qué es esto de la composición pictórica! Voy a tratar de explicarte el porqué llego a estas dos conclusiones.

La composición pictórica. Otro lío para el aficionado a la pintura.

Mira que he estudiado y requete estudiado este tema de la composición y siempre acabo igual. Comprendo algunas cosas, pero otras, nunca consigo ni siquiera terminar de leer. “Me aburro”. Soy incapaz de transformar y entender el sentido de lo estético como una cuestión puramente matemática.

Conceptos como orden, balance, unidad, variedad, ritmo y armonía los llego a entender, pero cuando ya me meto en el asunto del “ORDEN ÁUREO”… ¡Madre mía!… que lío. Que si sección áurea, que si el orden áureo, la sección dorada, la divina proporción, el punto áureo, y todo ello, aderezado con cálculos matemáticos que ni los constructores de las pirámides se hubiesen planteado.

Y todo, porque un señor llamado Euclides, allá por los años 300 a.c. se le ocurrió la brillante idea de poner números y ecuaciones matemáticas a lo que luego, los “entendidos en arte” definieron como una constante existente en la naturaleza que representa el concepto de “lo bello”, de lo “estéticamente correcto”.

Y digo yo… ¿En que quedamos?… El gusto ¿no es algo subjetivo?… Ahora resulta que el gusto es, no solo objetivo, sino ¿matemático?. Es decir, que para que nos guste una persona físicamente (por poner un ejemplo) ¿tenemos que tirar de la calculadora?… Cuando vemos un cuadro, ¿tenemos que echar números para decidir si debe gustarnos o no?. ¡Con lo simple que es esto del sentido de lo estético!… O TE GUSTA O NO TE GUSTA… ¡Por Dios…! ¿Tan complicado es esto?

¿Qué es lo “bello”? ¿Qué es la estética, lo estéticamente correcto? Para mi, es más un concepto filosófico que otra cosa.

Immanuel KantCrítica del juicio: «Para discernir si algo es bello o no, referimos la representación, no por el entendimiento al objeto con vistas al conocimiento, sino por la imaginación (tal vez unida al entendimiento) al sujeto y al sentimiento de agrado o desagrado experimentado por éste».

Lo estético: no se funda en conceptos, no se puede medir: «No puede haber ninguna regla de gusto objetiva que determine por conceptos lo que sea bello, puesto que todo juicio de esta fuente es estético, es decir, que su motivo determinante es el sentimiento del sujeto y no un concepto del objeto». No hay ciencia sino crítica de lo bello. La sensación sensorial es incomunicable. La comunicación viene de lo común (u ordinario) a todos.

¡Fíjate que lío! Por un lado, si buscamos información sobre la composición pictórica, nos dicen que existen unas reglas matemáticas que definen el sentido de lo estético, de lo bello. Y por otro lado que lo estético no se puede medir, que no puede haber ninguna regla de gusto objetivo que determine lo que sea bello.

¿En qué quedamos? Insisto.

Ante esto, el aficionado a la pintura no puede más que sentir desazón, impotencia y auténtica frustración. Si además de la difícil tarea que tiene ante sí de aprender el color, dominar los materiales y la propia técnica pictórica, encima, tiene que aprender matemáticas y estudiar su obra como si de un proyecto arquitectónico se tratase para que a la postre su cuadrito pueda ser correctamente bello y estético… ¡Apaga y vámonos!

Lo único que se está consiguiendo con estos conceptos teóricos es elevar este bello Arte al nivel de lo inalcanzable, de lo que escapa al común de los mortales, de lo que es más cercano a Dios que al ser humano. Y si no, observa cómo entra la gente en una galería de arte … como en una Iglesia… todos hablando muy bajito… con un respeto máximo, como si entrásemos en algo extraterrenal. Y encima entras acomplejado porque si no te gusta algo y lo dices puedes estar haciendo el ridículo porque hay “UNOS ENTENDIDOS” que dicen que su gusto, y no el tuyo, es el bueno, y que si no te gusta es porque no entiendes de pintura. ¡Ufff!

sigamos con lo nuestro y vamos a lo práctico, a lo que realmente interesa de este tema al aficionado a la pintura. ¿Qué es esto de composición pictórica? y ¿cómo hacer que nuestro trabajo tenga una composición acertada?

¿Qué es la composición pictórica?

Para mí es,

La distribución en nuestro soporte de los distintos elementos que componen el motivo de nuestro cuadro de forma que resulten agradables de ver.

Pongamos algunos ejemplos:

De estos tres retratos, ¿Cual te es más agradable de ver?. Para mí, sin duda, el primero. En el segundo se queda un espacio vacío a la izquierda del personaje donde la vista me pide algo ahí y además, el modelo se queda como ahogado a la derecha. Y en el tercero la figura se cae, deja una sensación de ahogo visual para el personaje y como que tiene mucho peso en su parte inferior sin nada en la superior que compense la mirada.

De estos paisajes, ¿Cual te resulta igualmente más agradable de ver?. A mi me gustan más el primero y el tercero. El segundo como que le sobra suelo. Poco cielo, la barca muy pegada a la izquierda (ahogada) y mucha arena sin nada que mostrar y muy monótona.

¿Ves?, pues esto es la composición pictórica. Dentro de las muchas posibilidades que tenemos para distribuir los elementos que componen nuestra pintura, elegir la que nos parezca más agradable de ver o más coherente para el sentido de la vista.

Visto esto, veamos ahora lo que más te puede interesar.

¿Cómo hacer para que nuestro trabajo tenga una composición acertada?

Todo esto es también muy subjetivo porque por muchas reglas de composición que apliques a tus trabajos, o incluso, sin tener para nada en cuenta esto de la composición pictórica, tus pinturas pueden resultar estéticamente deficientes (porque la composición no lo es todo) y porque de seguro, cuando te guste un motivo que veas, es porque ya tiene una composición agradable de ver, y me explico:

Mira esta obra de Antonio Tapies…
No sé para ti, pero aunque un “experto en pintura” me diga que tiene una composición excelente. Que el autor ha conseguido el equilibrio absoluto o una composición mágica siguiendo los principios áureos… a mi no sólo no me gusta, sino que me provoca un rechazo visual absoluto. Es decir “La Composición Pictórica correcta” no debe quitarte el sueño porque si no “pintas bién estéticamente hablando”, por mucho que te esfuerces en aplicar teorías pictóricas, no por eso tus cuadros se verán mejor.

Ahora imagina que buscando en internet algo para pintar, has encontrado esta fotografía de la izquierda y te ha gustado.

Si te ha gustado es porque a tus sentidos ya les ha sido agradable de ver, es decir, ya de por sí esa fotografía tiene una composición correcta para el objetivo que buscamos. 

Pero bueno, yendo directamente al asunto veamos algunas REGLAS DE COMPOSICIÓN que sí que te recomiendo, al menos, que conozcas.

La regla del 3

Consiste en dividir nuestro soporte en tres partes en sentido vertical y otras tres en sentido horizontal.

La idea es procurar no situar el elemento principal de nuestro cuadro en el recuadro del centro (en amarillo). Siendo lo ideal colocar este elemento principal en alguno de los puntos de las intersecciones (en rojo)

Para nuestros paisajes, por ejemplo, la línea del horizonte, lo correcto, sería situarla en la línea horizontal superior, o en la inferior. No entre ambas líneas.

Composición en forma de A:

Consiste, en distribuir los elementos de nuestro motivo en forma de una A mayúscula sobre nuestro soporte. Si te fijas, normalmente se corresponde a cualquier paisaje con una perspectiva frontal.

Composición en forma de H:

Consiste, en distribuir los elementos de nuestro motivo en forma de una H mayúscula sobre nuestro soporte. Es una composición muy utilizada en acuarela y en los paisajes urbanos.

Composición en forma de L:

Consiste, en distribuir los elementos de nuestro motivo en forma de una L mayúscula sobre nuestro soporte.

Composición en forma de O:

Consiste, en distribuir los elementos de nuestro motivo en forma de O sobre nuestro soporte.

Composición en forma de Z:

Consiste, en distribuir los elementos de nuestro motivo en forma de Z mayúscula sobre nuestro soporte.

Estas son, probablemente, las composiciones más usuales y menos complicadas que nos podrían servir para quitarnos cualquier duda de mala composición cuando nos planteamos o buscamos una para nuestro cuadro. Seguro que con cualquiera de ellas, no te equivocarás.

Pero mira… No te merece la pena, ahora que estás empezando a pintar, distraer tu atención con este tema de la composición pictórica porque de seguro que pintas de alguna fotografía, y como antes dije, si la elegiste porque te resultó agradable de ver, seguro que cumple alguna de las reglas de composición anteriores.

Céntrate en el aprendizaje del COLOR, en el dominio de los materiales y en perfeccionar tu técnica. Deja para más tarde el tema de las teorías sobre la composición pictórica.

La composición en pintura, sus fundamentos y posibles opciones, sí que es muy importante para la pintura del natural, para. Pero éste no creo que sea tu caso.

Un cordial saludo y espero haberte aclarado algo sobre este tema bajo mi humilde punto de vista.

Si te gustó, comparte o comenta. Para mi es muy importante. Gracias

Hangel Montero