¿Quién de nosotros no ha visto en alguna ocasión el tan conocido círculo cromático?

Yo diría que todos sin excepción conocemos ese famoso círculo lleno de colores, tan vistoso y bonito, pero… ¿alguien os ha enseñado para qué sirve?, ¿conoces acaso si tiene alguna utilidad para nuestro quehacer pictórico?

Lo que sabemos normalmente es que en él están los colores primarios, los secundarios y poco más, y ¿para qué sirve? Ahí es donde nos surgen todas las dudas, si no nuestro absoluto desconocimiento. Veréis.

Hasta que no aprendí la utilidad que tenía para la pintura y por ende para el manejo y dominio del color no comprendí su “vital importancia” para mejorar mis trabajos.

Es más, os puedo asegurar que es la “caja de Pandora del color” pues en él se encuentran todos los secretos y todas las claves que necesitamos para pintar de forma correcta sin incurrir en el peor de los errores que puede cometer un pintor “ensuciar el color”. Vayamos por pasos.

Fijaos en la imagen que os pongo a continuación. Sí, es el círculo cromático, o mejor dicho, es un círculo cromático, porque si buscáis en internet os vais a encontrar miles y todos ellos distintos. En este caso es, “mi círculo cromático”, el que utilizo para mis clases de color.

Mi círculo cromático

Mi círculo cromático

Las diferencias entre este y tantos otros residen fundamentalmente en los nombres de los distintos colores, unos en vez del carmín pondrán magenta, o simplemente rojo, otros en vez de azul cobalto pondrán cian etc., pero en realidad todos son iguales en esencia, esa no es precisamente la cuestión. Lo importante para nosotros es saber cómo se forma y más importante aún, qué mensajes de ayuda contiene para el pintor. Veamos pues la primera cuestión.

¿Cómo se forma el círculo cromático?:

Quede claro que siempre nos estamos refiriendo a los “colores pigmento” que son los que utilizamos en pintura y más en concreto a los colores o tonos que podemos encontrar en cualquier carta de colores de óleo, acuarela o acrílicos, y no a los “colores luz” por no entrar ni distraernos con la teoría física de los colores de la luz.

Partimos de los colores que todos conocemos como los primarios, azul cobalto (o cian), carmín (o magenta) y amarillo limón, de los cuales sabemos también que se llaman primarios porque no es posible obtenerlos individualmente con la mezcla de ningún otro color.

cc primarios

Los colocamos en un círculo de la forma que muestra la imagen anterior, es decir, equidistantes entre sí en una división de doce particiones.

Teóricamente, y digo teóricamente porque en la realidad depende muy mucho de los tonos de cada fabricante, si mezclamos a partes iguales cada dos colores primarios entre sí, el carmín con el amarillo, el amarillo con el azul y el azul con el carmín, nos saldrán los que se llaman colores secundarios (porque se obtienen con la mezcla de dos primarios) que son:

cc secundarios

El bermellón (o rojo de cadmio claro, o rojo escarlata)= carmín + amarillo.

El verde esmeralda (o verde viridiana) = amarillo + azul cobalto.

Y el añil (o azul intenso)= azul cobalto + carmín. (Imagen anterior)

Ahora podemos proceder de dos formas; o bien mezclamos los secundarios obtenidos con los primarios a iguales proporciones, es decir y por ejemplo el añil con el azul cobalto o el añil con el carmín, o mezclamos, por ejemplo, el carmín con el azul cobalto en mayor proporción uno u otro, consiguiendo los llamados colores terciarios. A mí en realidad me resulta más cómoda esta última opción quedando lo siguiente:

Colores terciarios

Colores terciarios

Azul ultramar (Un azul de tendencia cálida) = 3 partes de azul cobalto + 1 parte de carmín. Violeta = 3 partes de carmín + 1 parte de azul cobalto.

Rojo oscuro (en las cartas de colores viene con nombres muy diferentes) = 3 partes de carmín + 1 parte de amarillo.

Naranja = 3 partes de amarillo + 1 parte de carmín.

Verde limón (o verde permanente) = 3 partes de amarillo + 1 parte de azul cobalto.

Azul prusia (Un azul de tendencia fría verdosa) = 3 partes de azul cobalto + 1 parte de amarillo.

Completando de esta forma nuestro círculo cromático.

¿Qué mensajes tiene para el pintor?

Como dije anteriormente lo más importante del círculo cromático, al menos para nosotros los que pintamos, son los mensajes de ayuda que nos ofrece para conocer y aplicar bien los colores en nuestras obras.

En realidad todo lo que necesitamos para pintar con los colores correctos, para evitar ensuciarlos, para saber obtener cualquier color, para pintar un cuadro con una gama de colores adecuada, para conseguir crear un ambiente determinado en nuestra obra o para saber qué colores debemos echar en nuestra paleta, lo podemos encontrar en el círculo cromático si sabemos descifrar esos mensajes que de forma oculta y reservada nunca nos enseñaron a ver.

Mensajes referidos a otros aspectos de la teoría del color que iremos viendo por separado pero que te adelanto se concretan en “Las Gamas Cromáticas”, “Los colores Luz y Quebrados”, “Los colores Complementarios”, “Los colores Cálidos y Fríos”, etc.

No es solo para el pintor un concepto teórico que debe conocer, es quizás, la herramienta imprescindible para dominar el color como los grandes maestros.

* (extracto del libro “La Obtención del Color | Un secreto al descubierto“)

¿Quieres saber cuándo publico algo nuevo?

Suscríbete y recibe en tu correo todos los nuevos artículos que vaya publicando, así no tendrás que estar pendiente de si hay o no novedad en el blog. Con ello, además, tendrás en ocasiones posibilidad de acceder a determinados contenidos que solo iré publicando para los que os suscribais. Un saludo