Observo cada vez con más frecuencia en mi estudio el deseo de los alumnos por cambiar del óleo a la acuarela. No sé si será por una nueva tendencia hacia esta extraordinaria y difícil técnica pictórica, por un temporal declive de la más popular hasta el momento del óleo, o por una simple inquietud social y artística del momento. No tengo ni idea.

Ya ocurrió hace tiempo con la aparición de las pinturas acrílicas hasta el punto de ser adoptadas como material para la enseñanza por las propias Escuelas superiores y actuales Facultades de Bellas Artes.

Lo cierto es que la acuarela vuelve a estar de moda y se ha convertido en objeto de deseo de cuantos alumnos ya han alcanzado cierto nivel con el óleo o quieren iniciarse en esto de la pintura.

Creo personalmente que las redes sociales están contribuyendo, y de qué forma, a la divulgación y fomento de esta antigua técnica pictórica. Plataformas como Facebook, Youtube, Google+ y tantas otras más, son utilizadas cada vez con más frecuencia por artistas, asociaciones y aficionados de la acuarela para mostrar sus obras, publicar demos, técnicas etc.

Tal vez te estés cuestionando que también en las redes ocurre lo mismo con el óleo o con los acrílicos y llevas toda la razón, pero no sé qué ocurre con la acuarela en las redes que llega más al aficionado que el resto de técnicas pictóricas.

Todo ello sin olvidar que son igualmente cada día más las asociaciones de pintores aficionados que se constituyen en torno al mundo de la acuarela y eso no está ocurriendo con el resto de técnicas pictóricas como bien conocemos.

Sea como sea, el caso es, como decía al principio, que los alumnos me plantean con más frecuencia este tema pero ciertamente con más dudas que su ya de por sí gran ilusión de cambiar el óleo por la acuarela, y he pensado que tal vez pudiera interesar un artículo donde os comente las dudas más comunes que suelen tener y las aclaraciones que les doy por si tu te estuvieses igualmente planteando este cambio.

Vamos pues con ello…

Dudas más comunes antes de cambiar del óleo a la acuarela.

Las dudas más comunes suelen ir referidas a cuatro aspectos comunes pero bien distintos de ambas modalidades pictóricas: Dibujo, materiales, color y técnica. Veámoslas por separado:

cambiar del oleo a la acuarela

Dudas sobre el dibujo.

Casi todas las dudas referentes al dibujo suelen centrarse en si es más importante saber dibujar para pintar en acuarela que en el óleo, o si es más o menos exigente una u otra técnica con el tema del dibujo.

Yo siempre suelo dar las siguientes explicaciones a quienes me preguntan esto.

  • El dibujo es importante o no en cualquiera de ambas técnicas según cuáles sean tus pretensiones con la pintura. Evidentemente si quieres pintar abstracto, o informismo o con solo el color, tanto en una como en otra técnica no requerirá más destreza con el dibujo que el que tu mismo te impongas o puedas ofrecer. Ahora bien, si lo que pretendes es pintar realismo o incluso impresionismo ya sabes que el dibujo, o tu destreza con él, va a ser de suma importancia.
  • Si sabes dibujar no debería ser un problema éste para cambiar del óleo a la acuarela porque en ambas técnicas es un pilar fundamental como lo es el color, pero si eres de los que necesitan de alguna “ayuda” a la hora de hacer el dibujo en el lienzo (calcarlo, proyectarlo, etc), el cambio del óleo a la acuarela deberías sopesarlo por algunos motivos que personalmente (otros no estarán de acuerdo) considero importantes a la hora de valorar un trabajo.
    Supongamos que usas esas “ayudas” con el óleo porque no se te da muy bien el dibujo. Bien… ¿y qué?… Para mí eso no desmerece al final el resultado sea cual sea porque, como bien sabes, a la primera pincelada con el óleo irás perdiendo el dibujo inicial y tendrás que ir recuperando, y en definitiva “dibujando” con el color y el pincel.
    En acuarela es distinto. El dibujo que hacemos sobre el papel con grafito se mantiene prácticamente intacto hasta casi el final del trabajo por la peculiar transparencia de estas pinturas y entonces, para mi, deja de ser una simple ayuda el método utilizado al dibujar convirtiéndose en un factor determinante del resultado final.
  • No tanto con el óleo pero sí con la acuarela el dominio del dibujo es muy importante por dos motivos:
    En óleo podemos modificar cuantas veces necesitemos el dibujo que hagamos con el pincel… en acuarela esto no es posible.
    En acuarela, debes tener en cuenta, que se inicia con dibujo y se termina igualmente dibujando con el pincel y con el color sin apenas margen de error.

Dudas en cuanto a los materiales:

cambiar del oleo a la acuarela

Es lógica la inquietud o duda del aficionado por los nuevos materiales que va a necesitar al cambiar del óleo a la acuarela porque prácticamente nada de lo que tiene le va a servir y los nuevos materiales, viendo precios y demás, no son precisamente que digamos baratos.

La pregunta o duda entonces se hace evidente. ¿Nos podemos valer de materiales de acuarela para empezar de calidad media/baja?

Mi respuesta también lo es.

En acuarela la calidad de los materiales, a diferencia con el óleo, sí que es importante

La calidad de los pigmentos en concentración y finura, los pinceles y por supuesto el papel son factores determinantes en el resultado de los trabajos.

En esta técnica no hay más opción que utilizar los mejores materiales que puedas encontrar si quieres, desde un inicio, aprovechar todas las cualidades de esta modalidad pictórica.

Que se puede probar con algo más básico. Sí, por supuesto que sí, pero sería algo parecido como pintar con óleo sobre un folio de papel.

Me preguntan a veces los alumnos si para hacer pruebas les vale un papel que no sea el que utilizarán para los trabajos de cien por cien algodón, y yo siempre les digo que hay tanta diferencia entre estos papeles y otros que no lo sean, que las pruebas no les van a servir de nada por el distinto comportamiento que pueden tener los pigmentos con el agua sobre una superficie o sobre la que al final utilizarán. Hombre… tampoco exageremos. Para hacer pruebas de color o mezclas de color claro que si te pueden valer otro tipo de papeles, pero lo suyo es que te acostumbres y le cojas dominio a unos mismos materiales para todo y, a ser posible, de la mejor calidad que encuentres y que esté al alcance de tu bolsillo.

Dudas en cuanto al color:

cambiar del oleo a la acuarela

Cambiar del óleo a la acuarela, y en cuanto al uso del color se refiere, al principio puede costar algo de trabajo para el aficionado acostumbrado a utilizar el blanco en casi todas las mezclas en su paleta. Asimilar que los colores se aclaran con agua en vez de con el blanco, a veces, no resulta nada fácil como tampoco lo es calibrar la cantidad de agua necesaria para conseguir aclarar el tono a nuestro antojo.

Por lo demás, el cambio de técnica no reviste mayor dificultad con el color y sus mezclas.

La teoría es la misma. Los colores que podemos comprar son prácticamente los mismos que tenemos de óleo. Las mezclas (salvo lo referido al blanco) funcionan de manera similar por no decir igual, etc.

Quien domina el color en óleo, lo seguirá dominando sin problemas con la acuarela en poco tiempo y algo más de práctica.

Dudas en cuanto a la técnica:

cambiar del oleo a la acuarela

Ves… aquí si que debes sopesar el cambio del óleo a la acuarela. No tienen nada que ver las técnicas del óleo con las de la acuarela. Es otro mundo, otra historia totalmente distinta. Si decides dar este paso asegúrate de que estás dispuesto a empezar prácticamente desde cero.

No son todas, pero sí son estas algunas de las diferencias que te vas a encontrar en cuanto a la técnica se refiere en ambas modalidades pictóricas.

  • En óleo se pinta de oscuro a claro. En la acuarela es todo lo contrario. Se pinta de claro a oscuro.
  • En óleo puedes superponer cuantas capas quieras o necesites. En acuarela más de dos aguadas (así se llaman las capas) puede arruinarte el trabajo si no conoces bien la técnica.
  • En óleo estás acostumbrado a pintar fundamentalmente de dos formas: En fresco o sobre seco. En acuarela deberás aprender a hacerlo al menos de cuatro formas distintas: Húmedo sobre húmedo, húmedo sobre seco, seco sobre húmedo y seco sobre seco.
  • En óleo podrás corregir todo lo que quieras. En acuarela no. Solo tienes un mínimo margen de error posible.
  • En óleo tu control es máximo. En acuarela el “azar” juega un papel importante por los efectos del agua que la hacen mucho menos predecible.
  • En óleo puedes ir resolviendo conforme vas pintando. En acuarela debes prever con anterioridad lo que quieres conseguir.
  • En óleo tienes infinidad de productos para obtener distintos efectos y resultados. En acuarela son mínimos por no decir que ninguno en la técnica más natural.
  • En el óleo, normalmente, las mezclas se hacen en la paleta. En la acuarela es importante también hacerlas en el papel.

Ya os digo, no son todas pero sí algunas de las diferencias más importantes que te vas a encontrar si decides dar el paso de cambiar del óleo a la acuarela.

Desde luego que yo ni me lo pensaría pese al cambio tan drástico que pudiera sufrir al principio mi pintura y mi forma de pintar.

Dicen que el que da este paso ya no vuelve atrás. En mi caso particular y si no fuera por mi actividad docente lo tendría clarísimo.

La acuarela termina por “enganchar”. Es tanta su dificultad que el mínimo resultado satisfactorio compensa todos los esfuerzos baldíos que hayamos tenido.

Podría estar hablando de las bondades y de las asombrosas cualidades de la acuarela como para escribir todo un libro (pequeño se entiende) porque realmente es una técnica que enamora. Y a los que nos tiene “enganchados” no nos duelen ya sus sinsabores ni nos afectan sus, a veces, caprichosos juegos de azar.

Si te gusto, te rogaría que compartieras el artículo con tus amistades, es solo el pequeño precio que pido por estar semana tras semana contando lo poco o mucho que sé de pintura. Un comentario también sería de agradecer. Un cordial saludo

Hangel Montero